El cabeza de lista por la circunscripción occidental entrega el Premio Doce Lluches a la Asociación de Vecinos y Amigos de los Valles de Gillón y Fuentes del Narcea

“La causa no puede ser más justa. Son los pequeños contra los grandes: varios pueblos de Cangas del Narcea que están peleando contra grandes empresas mineras que vinieron, escarbaron, dejaron todo patas arriba y en vez de restaurar el entorno del río Gillón se disolvieron y huyeron con los cuartos”. Así se manifestaba este jueves Andrés Fernández Vilanova durante la entrega del Premio Doce Lluches -una de las líneas de actuación social de Proyecto Asturies a la Asociación de Vecinos y Amigos de los Valles de Gillón y Fuentes del Narcea.

El candidato por la circunscripción occidental denunció que “estas empresas mineras se embolsaron el dinero de fianzas de restauraciones, dinero que debió quedar aquí porque no se llevaron a cabo. La Administración asturiana lo consintió porque acreditó unas restauraciones que eran falsas. Las consecuencias recaen sobre la gente que vive en este entorno. Ya hubo pueblos, como Gillón, donde las casas fundieron por las pésimas medidas de seguridad y de restauración del entorno. Queda mucho por restaurar, es lo que reclaman estos vecinos y vecinas. Están destinando su dinero a gastos judiciales por culpa de la incompetencia de la Administración, que permitió a empresas piratas disolverse y marchar sin arreglar todo esto. Por eso les entregamos hoy este premio de 1.000 euros, que no es nada comparado con lo que llevan gastado pero que esperamos que contribuya en su pelea”.

Tanto Doce Lluches (premio que se concede por cada uno de los meses del año) como el conjunto de iniciativas de Proyecto Asturies se financian con el dinero donado por las diputadas y diputados de Podemos Asturies, que tienen un tope salarial de 3 SMI para devolver a la sociedad asturiana una parte importante de los recursos económicos que reciben de las instituciones. En cuatro años han donado más de 170.000 euros.

Segundo Menéndez, presidente de la Asociación de Vecinos y Amigos de los Valles de Gillón y Fuentes del Narcea, agradeció el Premio, que la Asociación destinará a sufragar gastos judiciales. “Llevamos más de diez años reclamando vía judicial una restauración eficaz y efectiva. La Administración es culpable por dejación de funciones. Pero no solo la Administración sino todos los garantes del Plan de la Minería incluyendo organizaciones sindicales, Confederación Hidrográfica, Jefatura de Minas, Consejería de Industria, y el Instituto para la Reestructuración de las Comarcas Mineras. Sufrimos un grave daño medioambiental, tenemos nuestros ríos contaminados. Tienen la obligación de llevar a cabo la restauración y no olvidemos que podemos pagar el pato tres veces porque puede ser que la Unión Europea, vía multas, los ponga en su sitio”.

Menéndez incidió en que “la lucha empezó pero no acabó, vamos a demostrar que tenemos razón. En el plazo de seis meses iniciaremos de nuevo un contencioso que seguramente nos llevará, como la última vez, a la Audiencia Nacional o a Europa. Lo que tenemos claro es que llegaremos hasta el final para que la restauración se haga sí o sí”.