El diputáu pidió al Executivu asturianu información de «los daños económicos causaos por temporales, la so evolución y la reparación»

Héctor Piernavieja manifestó esti llunes que «tenemos un mal Gobiernu que parez que sólo s’acuerda de Santa Bárbara cuando truena», y anunció que «solicitamos al Executivu asturianu qu’informe públicamente sobre los daños económicos causaos por temporales na década última, la so evolución y la reparación de los mesmos». El diputáu del Grupu Parlamentariu de Podemos Asturies dixo que «puertos como’l de Cuideiru o conceyos de montaña como Casu nun pueden tar sometíos al devenir climático que non solo produz daños nel intre, sinon que pueden allargase nel tiempu mientres se lleven a cau les reparaciones necesaries pa recuperar l’usu normal d’infraestructures que son clave pa l’actividá económica, social y llaboral de los vecinos y vecines de la zona».
El parlamentariu de la formación morada recordó que «la selmana pasada vimos cómo tonelaes de roca caíen nel corredor del Nalón dexando aislaes a decenes de vecinos y vecines de Casu que se ven obligaes a dar un gran rodéu per una carretera en males condiciones mientres se realicen los llabores necesarios pa la reapertura de la vía». Considera «fundamental que esistan víes en bon estáu como alternatives a las principales. Nel casu del argayu na AS-117, necesita actuaciones urxentes pa dar un serviciu alternativu, pero tamién ye necesario evaluar cuántos pueblos más podríen vese afectaos por un casu similar, prevenir a la población y nun retrasar más les actuaciones necesaries pa minimizar los efectos del cambiu climáticu».

Héctor Piernavieja añadió que «cada vez ye más frecuente ver nes nuestres llatitúes temporales gafos que traen daños económicos y d’otra mena importantes. Espertos de tol mundu tán alvirtiendo de que, a resultes del cambiu climáticu, los eventos climáticos estremos van ser cada vez más frecuentes y violentos». Asina les coses, «ye imprescindible ponese manes a la obra pa realizar les adaptaciones afayadices pa que la factura seya lo más pequeña posible. Les inversiones p’amenorgar los daños nun pueden quedar de llau más tiempu».