La eurodiputada pide al ministro un trato prioritario para Asturies y que se cubran las bajas y jubilaciones de maquinistas y otros puestos

Tania González, europarlamentaria asturiana de Podemos y representante del partido morada en la Comisión de Transportes del Parlamento Europeo, ha recordado al nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos que los servicios de cercanías asturianos, y principalmente la antigua Feve, viven «momentos difíciles a causa de años de abandono de un servicio esencial para la cohesión territorial de Asturies». La eurodiputada ha recordado que «incluso con los presupuestos del Partido Popular para 2018 ya se pueden hacer mejoras que permitirían aumentar la calidad del servicio».

En ese sentido, ha recordado que «se pueden hacer cosas con recurso propios ya existentes, como el aumento de personal o la mejora en el mantenimiento de las infraestructuras ferroviarias». Se hace así eco de una reclamación del comité de empresa del grupo Renfe en Asturies, que ha señalado en reiteradas ocasiones la necesidad de contar con más personal para cubrir jubilaciones y bajas de una plantilla que necesita rejuvenecerse; en concreto, maquinistas, personal en talleres, puestos de mando y estaciones.

«Ya no hay excusas para que se sigan produciendo retrasos y un deterioro del servicio que termina repercutiendo en la pérdida de pasajeros», ha asegurado Tania González, para quien en los presupuestos de 2019 deberían concretarse «las promesas de mejorar la financiación y modernizar los servicios asturianos de cercanías, con medidas como la duplicación de vías en varios tramos, la supresión de limitaciones temporales de velocidad o la electrificación de Ribadesella-Llanes, así como garantías para que no se produzca el cierre de ninguna línea de la antigua FEVE».

En opinión de la representante de Podemos en la Eurocámara, «España necesita romper con el modelo ferroviario de Zapatero y Rajoy, que sembró España de líneas de alta velocidad carentes de rentabilidad alguna, y que nos ha llevado a ser el estado de la UE con más kilómetros de AVE y el que menos pasajeros lleva, mientras las cercanías y el tren convencional se dejaban morir, abandonados a su suerte. Asturies tiene una red ferroviaria envidiable que debería servir para descongestionar la autopista ‘Y’ y reducir el tráfico rodado en el área central, y que debería estar conectada con el aeropuerto».

Para la eurodiputada avilesina, «un verdadero cambio en la política de infraestructuras del Estado, pensando en la rentabilidad social y medioambiental, y en la reducción del tráfico rodado, pasaría por poner ahora el acento en modernizar los servicios regionales y de cercanías, que mueven al año más del 80% de los pasajeros de tren, pero que paradójicamente sólo llevan el 30% de las inversiones públicas».