A la eurodiputada le preocupa la posible incidencia en Alcoa de la decisión de la Comisión Europea de no adoptar nuevas medidas anti- dumping sobre la importación de aluminio chino, ruso y brasileño

La Comisión Europea ha respondido a la eurodiputada de Podemos Tania González que no se adoptarán nuevas medidas anti-dumping en relación con la importación de aluminio de China, Brasil y Rusia. En opinión de la europarlamentaria asturiana, que había trasladado al Parlamento Europeo la inquietud al respecto de los trabajadores de Alcoa, «hace falta una apuesta más decidida de la UE por la protección de la industria europea frente a competidores externos que tienen regulaciones laborales y medioambientales mucho más suaves».

La portavoz de Podemos en la Eurocámara dirigió el pasado mes una pregunta relativa a la crisis del sector del aluminio, inquiriendo a la Comisión Europea acerca de las medidas que tenía previsto adoptar con relación a «los elevados costes energéticos debidos a las regulaciones europeas y el dumping comercial chino». La eurodiputada del partido morado trasladaba así su preocupación por la situación de la industria aluminera europea, y más concretamente por las factorías de Alcoa en Avilés y A Coruña.

Según Elżbieta Bieńkowska, comisaria de Industria, la UE no tiene pensado impulsar nuevas medidas anti-dumping con relación a las importaciones de aluminio chino, ruso y brasileño, y señala que «la industria transformadora del aluminio parece estar recuperándose, gracias al repunte del sector de la construcción y al mayor uso del aluminio en otros sectores clave». La responsable de Industria y Mercado Interior sostiene que «la estrategia de la Unión de la Energía de la UE incluye iniciativas clave con un impacto positivo en los consumidores de electricidad, como son los productores primarios de aluminio, mediante el fomento de la competencia, la ampliación de la oferta de suministro y la mejora de la configuración del mercado». Bieńkowska anuncia que «puesto que los precios de la electricidad suponen una parte significativa de los costes de producción, la Comisión tiene la intención de publicar un informe actualizado sobre los precios y costes de la energía en 2016».

Tania González ha valorado con recelo esa respuesta de la Comisión Europea, «que no añade mucho, ni puede tranquilizar a las familias cuyos ingresos dependen de la continuidad de la producción de aluminio». Por su parte, Lorena Gil, diputada de Podemos Asturies en el Parlamento asturiano, ha señalado respecto a los costes de la energía que desde la organización asturiana se apoya la defensa de un marco estable y seguro de tarifa eléctrica para la industria, y ha recordado que el Gobierno español debe escoger «entre seguir engordando los bolsillos del oligopolio eléctrico o apoyar al tejido productivo industrial, para que tanto grandes como pequeños consumidores dejen de ser rehenes de una legislación construida a base de ‘puertas giratorias’».