El diputáu asturianu d’Unid@s Podemos dexa claro que «col techu de gastu la pelota ta nel teyáu del Gobiernu de Sánchez»

 

Segundo González considera que «ye posible disponer d’oxetivos de déficit más xenerosos, tanto pa les comunidaes autónomes como pal conxuntu d’alministraciones, dao qu’en Bruseles tienen agora les puertes abiertes a esti tipu de planteamientos». El diputáu añade que dende Unid@s Podemos«tenemos tamién les puertes abiertes pa negociar col PSOE, porque anque nun seya’l nuestru techu de gastu podríemos planteanos apoyalu, siempre que forme parte d’una negociación de más llargo alcance onde podamos llograr meyores concretes pa la ciudadanía. Col techu de gastu, la pelota ta nel teyáu del Gobiernu de Pedro Sánchez».

El congresista asturianu pon como exemplu d’eses meyores que se reclamen dende la formación morada «flesibilizar la inxusta regla de gastu de los ayuntamientos diseñada por Cristóbal Montoro, qu’impide a los conceyos invertir en servicios públicos tolo qu’ingresen, dando llugar a una situación inxusta y ineficiente que nun tien parangón en nengún otru país européu». Diz que pa 2019 el Gobiernu del Partíu Popular «firmara con Bruseles un axuste de cuasi 10.000 millones d’euros de déficit pal conxuntu de les alministraciones y cola renegociación del nuevu Gobiernu quedaría en 5.000». Nel casu de les comunidaes autónomes, l’axuste col Executivu de Mariano Rajoy «sería de 5.000 millones y col del PSOE, de 1.250; ye dicir, los oxetivos de déficit y el techu de gastu del nuevu Gobiernu nun dan nada a les comunidaes, solo quiten menos que’l PP».

Segundo González camienta que «lo que pasó la selmana pasada col techu de gastu nun fue un adiós, sino un hasta llueu. El Gobiernu de Sánchez suspendió en xunetu, pero puede aprobar en setiembre, cuando tenga que traer de nueves el techu de gastu y los oxetivos de déficit al Congresu. Si, al contrario de lo que fizo la selmana pasada, esta vez dase cuenta de que nun tien mayoría absoluta y siéntase a negociar enantes col restu de fuerces qu’apoyaron la moción de censura, de xuru que puede pasar el trámite del Congresu». Otra cosa, alvierte, «va ser lo qu’ocurra nel Senáu, onde’l PP cuenta con mayoría absoluta y puede tumbar los oxetivos de déficit, a nun ser que’l Gobiernu intente una reforma esprés de la Llei d’Estabilidá Presupuestaria, dalgo pa lo que diba contar col nuestru apoyu».