El diputado de Unidos Podemos registra una batería de preguntas al Gobierno para saber si este prevé alguna solución para la continuidad de las explotaciones mineras asturianas más allá del 31 de diciembre de 2018 y planes de transición justa para las comarcas mineras

El sector de la minería ha perdido más de 50.000 empleos desde el año 1952. En la actualidad quedan 2.171 trabajadores en activo, de los cuales 1.698 se encuentran en Asturies. Los diferentes planes de la minería impulsados en las últimas décadas por los diferentes gobiernos del Partido Socialista y el Partido Popular orientados al cierre progresivo del sector han conllevado que las comarcas mineras asturianas hayan perdido un 11% de población, la ocupación haya caído un 21% y el paro se haya incrementado en un 36% en la última década.

Con el cambio de Gobierno, la nueva ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció en varias ocasiones que impulsaría un plan de transición justa para las comarcas mineras. Asimismo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió a no dar la espalda a las cuencas mineras y a poner Hunosa “a la vanguardia de la transición energética”. El pasado jueves, el Ejecutivo central remitía a los sindicatos mineros un documento para una transición justa de la minería del carbón y las comarcas mineras en el que certifica el cierre de la minería este año sin concretar los planes de transición que el Gobierno prevé poner en marcha para evitar la pérdida de empleos y reactivar económicamente las comarcas mineras. El documento se limita a desarrollar los detalles de las ayudas para las prejubilaciones y las bajas indemnizadas una vez producidos los cierres, sin prácticamente plantear propuestas en materia de reactivación económica de las comarcas afectadas.

Para Segundo González, diputado de Unidos Podemos en el Congreso, este documento “es inaceptable para Asturies, ya que va orientado exclusivamente a liquidar lo que queda del sector sin ofrecer alternativas de futuro para las comarcas mineras”. En ese sentido, González confía en que “el Gobierno rectifique presentando orientaciones creíbles para los planes de transición justa y plantee soluciones para el carbón autóctono hasta que se cierre la última térmica en Asturies. También esperamos que, mientras diseña estos planes, el Ejecutivo de Pedro Sánchez empiece por invertir los 250 millones para el desarrollo de alternativas comprometidos en el Plan de la Minería 2013-2018 que el Partido Popular se negó a ejecutar y que devuelva, asimismo, los 213 millones de euros que el PP adeudaba a Asturies”.