Este martes, a preguntas de la diputada Lorena Gil durante la Comisión de Empleo, Industria y Turismo, José Benito Solar Menéndez, director de la Fundación Barredo, ha reconocido que no se realizó ningún tipo de estudio del retorno de la inversión realizada para el Centro de investigación de fuegos y ventilaciones en túneles de San Pedro de Anes, que costó 12 millones de euros. Solar también reconoció que cuando la infraestructura se puso en marcha, desconocían la demanda que iban a tener.

“No es aceptable que de la subvención nominativa que recibe anualmente la Fundación Barredo (en total, más de 30 millones de euros de dinero público desde su creación), una parte importantísima se dedique a amortizar la inversión realizada en una infraestructura que a todas luces está siendo infrautilizada: el Centro de San Pedro de Anes”, ha manifestado la diputada.

En San Pedro de Anes se demuestra que el Gobierno asturiano derrocha el dinero público sin preocuparse de análisis técnicos ni de estudios de demanda. “A nadie se le ocurriría invertir en una infraestructura sin esa previsión de demanda, pero aquí hablamos de dinero público, y parece que los procesos de toma de decisiones se relajan”, ha subrayado Lorena Gil.

Una subvención autonómica para la construcción de una infraestructura que será infrautilizada no es un instrumento político apropiado para generar crecimiento y empleo. Desde Podemos Asturies consideramos que la decisión de construcción del Centro de San Pedro de Anes no contribuye a un objetivo bien definido de interés común y que, además, la ayuda no es proporcionada, porque podría haberse obtenido el mismo resultado con una cuantía menor.

Por otra parte, Lorena Gil ha anunciado que el Grupo Parlamentario Podemos Asturies ha solicitado un informe a la Inspección General de Servicios sobre la necesidad, por parte de Solar, de contar con un expediente de compatibilidad para desempeñar su labor como jefe de servicio de Promoción y Desarrollo Minero de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo, director de la Fundación Barredo y administrador de la empresa GTIC. “No nos parece normal que un funcionario con dedicación exclusiva pueda dirigir en su tiempo libre una fundación que ha gestionado a día de hoy más de 30 millones de dinero público sin contar con un expediente de compatibilidad que avale esas otras actividades”.