Podemos Asturies asegura que el nuevo Ejecutivo debe «revertir la situación y reactivar un proyecto que fue pionero en España»

«Urge rescatar el proyecto originario de la UTE en la prisión asturiana. Esa es una de las primeras medidas que tenía que haber adoptado el Gobierno de Pedro Sánchez», asegura Rosa Espiño. El Grupo Parlamentario de Podemos Asturies registró hace unos días una proposición no de ley en la que insta a la Junta General del Principado a pedir al Ejecutivo central que, «a través del organismo competente, proceda a llevar a cabo las medidas necesarias para la destitución inmediata del director del Centro Penitenciario de Asturias».

La diputada de la formación morada señala que el actual director «es quien se resiste a reconocer un singular proyecto penitenciario que va más allá de un mero modelo organizativo». Y recuerda que la Unidad Terapeútica y Educativa (UTE) «constituye un modo de mostrar a la sociedad de forma exitosa el potencial de la pena privativa de libertad como herramienta de tratamiento de reinserción». Considera que «hay que poner en valor el equipo de profesionales que lo hizo posible y que, a pesar de las actuales condiciones, sigue desarrollando su mejor saber y hacer en el trabajo penitenciario».

Rosa Espiño asegura que «es necesario que el Gobierno socialista incluya en su agenda política revertir la actual situación y reactivar un proyecto que fue pionero en España». En primer lugar, «por correspondencia con la Oficina del Defensor del Pueblo y sus informes, que vienen aconsejando, por activa y por pasiva, el restablecimiento de la inicial unidad terapéutica; el último informe es de hace sólo dos meses». Y en segundo lugar, porque «tanto las internas e internos como los profesionales alertan de la cada vez mayor presencia de droga y de violencia asociada a su consumo en departamentos en los que ese problema había sido totalmente erradicado». Concluye diciendo que «los derechos humanos son una prioridad y deben estar en la mesa de un presidente».