La diputada participa mañana lunes en la conferencia “Ante la impunidad de la estafa del ERA a los ancianos”, para informar acerca de los últimos cambios normativos aprobados en el Parlamento

Todavía son muchas las personas afectadas por el cobro de las deudas del ERA que siguen sin entender qué pasa con sus reclamaciones, dónde está su aplicación de la dependencia o por qué no reciben ninguna notificación. Por ello, Rosa Espiño, diputada de Podemos Asturies, participará mañana, lunes 22 de octubre, en la conferencia “Ante la impunidad de la estafa del ERA a los ancianos”, que tendrá lugar a las 19 horas en el salón de actos de la Biblioteca Pública Jovellanos de Xixón, junto a Ángel Rodríguez, presidente de la Plataforma de Afectados del ERA y Marcelino Laruelo, presidente de la Oficina en defensa del anciano.

La parlamentaria considera que “mantener informadas a las personas afectadas es un deber” e incide en que “hasta que los usuarios de las residencias del ERA y sus familiares no reciban facturas claras y liquidaciones correctas no estará resuelto el problema. Tampoco podremos pasar página dejando en la impunidad más absoluta un cobro indebido de un Organismo Público, detrás del cual están millones de euros”.

Espiño informará durante la charla acerca de la última modificación de la Ley sobre las reclamaciones de deuda que se aprobó en el Parlamento asturiano la semana pasada y sobre los trabajos que se vienen realizando con la Comisión de Investigación que está en marcha en la Xunta Xeneral. “A la falta de tiempo material para llevar a cabo la Comisión se une la demora del Gobierno de Javier Fernández, que todavía no ha facilitado toda la información solicitada. Entre la información que sí hemos recibido, nos encontramos con respuestas tan escandalosas como la necesidad de contratar una empresa que lleve a cabo la recopilación de la información”, explica.

Para la diputada, esta situación refleja dos cosas: “o la Administración actúa de mala fe en su intento de bloqueo a la investigación de las cuentas del ERA o tenemos una Administración con las cuentas anotadas a lapicero. Cualquiera de las dos opciones quiebran la confianza en este Gobierno”.