Ayer se aprobó en la Xunta Xeneral la Ley para la recuperación de la Memoria Democrática en Asturies, una ley presentada por Izquierda Xunida e impulsada durante todo su desarrollo por Podemos Asturies. Aunque desde Podemos aspirábamos a que el texto fuera más ambicioso, dentro del ámbito de nuestras competencias, nuestra lectura es positiva, en la medida en la que se debe poner en valor que Asturies tenga, por fin, una Ley de Memoria. La diputada de Podemos Asturies, Rosa Espiño, ha afirmado que “ha sido un honor poner un granito de arena para intentar que la impunidad no siga siendo legal en Asturies. Estamos, tristemente, en un país que no ha hecho los más elementales deberes de democracia, verdad, justicia y reparación, pero no podíamos permitir que en Asturies hubiera otro Pacto del olvido.”

 

Se debe recordar que esta Ley, probablemente la más avanzada del Estado, se nutre de un amplio consenso entre colectivos y asociaciones memorialísticas. Dentro de este intenso trabajo Podemos Asturies presentó 73 enmiendas para mejorar el texto, 30 de adición y 43 de modificación. Con esas enmiendas se pretendía complementar y fortalecer el objetivo de una ley que, inicialmente, recordaba demasiado a proyectos de otras comunidades, mucho menos ambiciosos que el finalmente aprobado. En este sentido, por ejemplo, Podemos Asturies ha sido fundamental para feminizar el contenido de una Ley que en su borrador inicial no mencionaba ni una sola vez a la mujer.

Para que la Ley sea eficaz, será imprescindible la vigilancia de la redacción del Reglamento de la misma, ya que este podría convertirla en la práctica en papel mojado. A ello habrá que añadir la imprescindible dotación presupuestaria, ya que sin ella también se quedaría en papel mojado. Se trata, en definitiva, de un día histórico para los familiares de las víctimas del franquismo, para las asociaciones y para la democracia en Asturies.