En 2012, el Gobierno del PP excluyó a la peluquería de los sectores incluidos en el IVA reducido, lo que supuso una subida de 13 puntos en la aplicación del impuesto para el sector, lo que a su vez significó un incremento en dicha tributación del 162,50%. Cortarse el pelo pasó de estar gravado al 8% a estarlo al 21%. Esto provocó que, solo en el primer semestre de 2013, 8.000 peluquerías cerraran sus puertas en España, el 20% del total. En la actualidad existen alrededor de 50.000 peluquerías, que se reparten hoy un 34% menos de negocio que antes, con precios mucho más bajos, menos carga de trabajo y menos empleados y empleadas que antes.

“La subida del IVA aplicada por el PP ha llevado al cierre de más de 13.000 peluquerías y ha provocado la destrucción de 34.000 puestos de trabajo en los últimos cinco años”, ha denunciado este lunes Daniel Ripa, tras mantener una reunión con María Aurora Pérez, representante del comité ‘Peluqueros Unidos’, que aglutina varias plataformas y asociaciones del sector a nivel estatal. El diputado ha exigido a Pedro Sánchez “que haga lo que prometió hace un año tras aprobar en el Congreso junto a Unidos Podemos una proposición no de ley para recuperar el IVA como servicio básico de las peluquerías, dejándolo en un 10%. Esto garantizaría el empleo, evitaría la precarización y los despidos. La situación es gravísima, es inadmisible que no se cumpla lo prometido y por ello llevaremos este asunto al Parlamento asturiano”.

Ripa ha criticado que “cuando el Partido Socialista llegó al Gobierno, el ministerio se olvidó de su promesa” y ha solicitado a Pedro Sánchez “que no deje atrás a las profesionales del sector y que cumpla lo prometido para evitar la pérdida de más empleos, tal y como le ha pedido por carta la Asociación Nacional de Empresas de Imagen Personal (ANEIP)”. El parlamentario ha incidido en que “la peluquería es un sector clave en el que encontramos autónomos auto explotados o en muy malas condiciones y miles de personas despedidas” y ha denunciado que “se trata igual a quien tiene una franquicia con miles de peluquerías y que ni siquiera tributa en España en muchas ocasiones, que a una pequeña peluquería de barrio que mantiene el sector”.

María Aurora Pérez, representante del comité Peluqueros Unidos que aglutina varias plataformas y asociaciones, ha pedido apoyo para hacer presión y lograr que la PNL aprobada el 11 de abril de 2018 se ejecute, lo que solucionaría en cierta manera los graves problemas que sufre el sector. “Exigimos que nos vuelvan a reducir el IVA, para que la peluquería no sea un servicio de lujo sino de primera necesidad. Llevamos peleando con este problema desde 2012 y ahora mismo se ha hecho inviable mantener los salones de una manera digna. La mayoría dan pérdidas o sus propietarios no llegan al salario mínimo interprofesional. Desde 2012 hemos asumido ese IVA porque no podíamos subir los precios en plena crisis. Al mismo tiempo, afloraron las peluquerías low cost. No culpamos a los compañeros y compañeras que trabajan en ellas ni a los franquiciados, sino al sistema, que ha tirado nuestro sector por los suelos”, ha manifestado.

Asimismo, Pérez ha recordado que “la mayoría somos pequeños negocios, en mi caso pasamos de ser seis a ser tres personas en la peluquería, no podemos pagarles a nuestras empleadas lo que querríamos ni tener nosotras mismas el salario mínimo que deberíamos cobrar. Además, sufrimos además numerosas enfermedades que no son reconocidas como profesionales. Si nos ponemos enfermas no podemos ponernos de baja. No es justo que tengamos que pagar por estar enfermos, porque el gasto que supone el local y los empleados tenemos que seguir afrontándolo”.