La situación del polideportivo de Castropol es inaceptable. No hablamos de unas simples goteras, que también las hay, sino de práctica ruina: un suelo totalmente destartalado que hasta en seco es peligroso, una climatización inexistente que equivale a la intemperie, y bolsas de agua que amenazan con derrumbar techos y que combinadas con el circuito eléctrico suponen una auténtica bomba de relojería.

Vilanova: “La clausura no es solución, es una tomadura de pelo”

El diputado Andrés F. Vilanova considera que “no se trata por tanto de una contingencia sobrevenida, sino que los múltiples desperfectos que denuncia el AMPA son el resultado de años de abandono y falta de mantenimiento. La capa de maquillaje que se le dio al piso hace 8 años es de chiste. Nos preguntamos cómo es posible que una infraestructura como esta lleve tanto tiempo sin recibir inversiones para conservarla en condiciones dignas”.

La Consejería debe explicar por qué permite que el deterioro de sus instalaciones en el medio rural llegue hasta este punto. “Porque por desgracia no hablamos de un caso aislado, sino de un desatención y precarización generalizada de la Escuela Rural. Recordemos la reciente protesta del colegio de Trevías, o el de Zarréu en Degaña, el CRA de Cibuchu en Cangas, el de Soutu Lluiña en Cuideiru, y muchos otros”, afirma el diputado.

Las circunstancias apremian. La Consejería debe poner en marcha de inmediato los trámites burocráticos para comenzar la reforma, que no requieren inversión cuantiosa, sino simplemente voluntad política. Vilanova denuncia que “no se puede consentir que las nenas y nenos de Castropol queden sin Educación Física en los días de lluvia y frío, y más en un concejo que de por sí atesora una valiosa cultura deportiva. De hecho, este problema no sólo afecta a la comunidad educativa, sino a toda la población pues compromete otras actividades deportivas a nivel municipal que hasta la fecha se venían desarrollando en él”.

Por todo ello, el diputado Andrés Vilanova preguntará  esta semana en el Pleno de la Xunta Xeneral al Consejero de Educación, para que explique si entra entre sus planes devolver a Castropol un activo de salud tan importante como es su polideportivo.

En cuanto a la respuesta de la Consejería ante medios de comunicación, el parlamentario califica de “vergonzoso que se atrevan a decir que “no hay peligro”, salvo que se refieran a que clausurándolo se soluciona el problema de seguridad. Educación debería rectificar, pues resulta doblemente indignante que relativicen o que frivolicen con esta situación”.