Desde el Grupo Parlamentario de Podemos Asturies hemos trasladado a los órganos de decisión autonómicos de nuestra formación política los términos de un posible acuerdo con el Gobierno asturiano para respaldar en la Junta General del Principado la Ley de Crédito Extraordinario. A la espera de que sea ratificado por nuestro Consejo Ciudadano, consideramos que el contenido del acuerdo permitiría desbloquear inversiones necesarias en diversas áreas de actuación, además de lanzar un mensaje claro de que la gratuidad de las escuelas del ciclo de cero a tres años podría ser una realidad la próxima legislatura, que está a poco más de un año vista.

Podemos Asturies siempre ha considerado una cuestión irrenunciable que hubiera avances sustanciales sobre ese ciclo educativo

Lamentamos que el Ejecutivo no acepte ni asuma con carácter inmediato la gratuidad de ese ciclo educativo, algo que venimos reivindicando desde el inicio, pero nos congratulamos de que un acuerdo de esta índole vaya a aligerar la carga económica de las familias asturianas con niñas y niños de corta edad y que verán reducido a la mitad el coste de la matrícula. Como se sabe, la gratuidad y la universalidad de las escuelas de cero a tres años ha sido un asunto crucial para el Grupo Parlamentario de Podemos Asturies en los procesos negociadores de los últimos meses, primero con vistas a tratar de alcanzar un acuerdo de presupuestos y ahora en lo concerniente a una Ley de Crédito Extraordinario que permita paliar, en la medida de lo posible, los efectos de una prórroga presupuestaria fruto de la incapacidad del Gobierno para asumir compromisos reales y duraderos que ayuden a dar respuesta a los graves problemas que lastran a Asturies.

Es por la insistencia y por la constante defensa que nuestra formación hace en asuntos como el de la escuela de cero a tres años por lo que se están situando en un lugar relevante de la agenda parlamentaria las políticas que preocupan y que condicionan el día a día de la ciudadanía asturiana. La gratuidad de las escuelas infantiles y la generalización de su oferta en todo el territorio no sólo supondría un alivio directo e inmediato para la economía de miles de familias, sino que también actuaría como elemento compensatorio para el medio rural y como medida eficaz para empezar a revertir los efectos del declive demográfico que amenaza nuestro futuro inmediato.