“Hay un grave problema de personal en la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar Social”, ha alertado este martes el diputado de Podemos Asturies Rafael Palacios, quien además ha añadido que estas carencias laborales y de recursos humanos “impactan gravemente en las políticas que el Gobierno tiene que poner en marcha y desarrollar”.

El diputado de la formación morada ha recordado que el Observatorio de la Dependencia sigue situando a Asturies entre las CCAA con mayor colapso en la gestión de la Ley de la Dependencia. “Una situación que venimos alertando desde hace tiempo y par la que exigimos respuesta”. En ese sentido, Palacios ha exigido al Ejecutivo autonómico “la contratación de más personal especializado, ya que somos una de las Comunidades Autónomas con menor ratio”.

En esa línea, ha explicado que un 21% de las personas dependientes en Asturies están en lista de espera, lo que equivale a más de 11.000 asturianas y asturianos. “La mitad esperando que valoren su grado de dependencia y la otra mitad esperando que les paguen la ayuda a la que tienen derecho. Una circunstancia intolerable”, ha criticado. Y ha calificado de “inaceptable” que pasen más de dos años desde que una persona solicita un servicio o una prestación hasta que llega la resolución, más todavía, si ese tiempo de espera depende del lugar en el que vivas. “Más de dos años esperando por algo que debería tener respuesta en menos de 180 días, como marca la Ley”.

Ante este panorama, Palacios ha requerido a la titular de Servicios Sociales poner fin a las privatizaciones y a la precariedad laboral. Además, son necesarias plantillas estables para que las trabajadoras y trabajadores no sufran el castigo de la temporalidad y la interinidad.

“Cada día que pase morirá como mínimo una persona en Asturies esperando por una ayuda que ya tiene concedida, cada semana 10. Cada mes que pase más de 40 personas van a morir en Asturies esperando por una ayuda que, desgraciadamente, jamás va a llegar para ellas. Cada año que pase sin que el Plan de Choque anunciado por la Consejera de resultados, 500 personas van a morir en Asturies. Si fracasa, serán más de 1.500”.