• La eurodiputada Tania González Peñas envía al presidente colombiano Juan Manuel Santos una carta sobre las protestas campesinas que están teniendo lugar en el país, documento que ha sido firmado por 33 eurodiputados de diversos grupos políticos y nacionalidades

  • En la misiva, alertan a Santos de la existencia de “numerosos informes sobre presuntas violaciones de derechos humanos” en el contexto de un “paro pacífico” organizado por la Cumbre Nacional Agraria “para solicitar el cumplimiento de acuerdos gubernamentales previos, que datan del año 2013, sobre reformas a nivel agrario”

  • A pesar de tratarse de una protesta pacífica, hasta ahora se ha contabilizado “la muerte de tres líderes indígenas y más de 130 personas heridas”, explica la carta

Bruselas, 10 de junio de 2016. La eurodiputada y portavoz de Podemos en el Parlamento Europeo, Tania González Peñas, ha remitido una carta al presidente de Colombia Juan Manuel Santos en la que le reclama que vele en el país por el cumplimento de los derechos humanos e investigue los asesinatos y las detenciones arbitrarias de campesinos e indígenas. La misiva ha sido firmada por un total de 33 eurodiputados, de diversos grupos políticos y nacionalidades.

González Peñas muestra su preocupación por la existencia de “numerosos informes sobre presuntas violaciones de derechos humanos” en el contexto de un “paro pacífico” organizado desde el pasado 30 de mayo por la Cumbre Nacional Agraria, Campesina, Étnica y Popular “para solicitar el cumplimiento de acuerdos gubernamentales previos, que datan del año 2013, sobre reformas a nivel agrario”.

“En particular, nos preocupa especialmente el comportamiento del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), que ha sido acusado de atacar verbal y físicamente a los manifestantes y de realizar detenciones arbitrarias”, señala la eurodiputada de Podemos en la carta, que añade que “estas acciones han resultado, hasta ahora, en la muerte de tres líderes indígenas (Gersaín Cerón Cuainás, Marco Aurelio Diaz y Willington Quibarecama Naquirucama) y en más de 130 personas heridas”.

Asimismo, González Peñas alerta de que “miembros de grupos paramilitares han irrumpido presuntamente en este proceso para poner fin a las protestas”.

“En uno de estos incidentes, cuatro defensores de derechos humanos ambientales (William Gutiérrez, Orlando Gutiérrez, Wilson Vargas and Rito Mena), miembros del Movimiento Ríos Vivos en el Departamento de Antioquia, recibieron amenazas de muerte en sus casas por parte de presuntos paramilitares”, expone la eurodiputada.

En el contexto del proceso de paz
González Peñas considera “fundamental” que el Gobierno de Santos “garantice el derecho a la protesta social pacífica para que el país pueda pasar de la confrontación armada a un modelo pacífico de resolución de los conflictos políticos y sociales”, sobre todo, “considerando el nivel de riesgo que supone la actual ola de violencia en el contexto de este paro agrario y el momento histórico en el que se encuentra Colombia con respecto a las negociaciones de paz con los grupos guerrilleros de las FARC y el ELN”.

Ante esta situación, la carta promovida por González Peñas y firmada por un total de 33 europarlamentarios solicita a Santos “garantizar que el ESMAD, grupos paramilitares o cualquier otro actor estatal o no estatal no viola los derechos humanos de aquellas personas que ejercen su legítimo derecho a la protesta pacífica”.

En segundo lugar, pide que se investiguen “las presuntas violaciones cometidas contra los manifestantes, en particular las muertes de los líderes indígenas y las sufridas por los miembros del Movimiento Ríos Vivos, y que se libere inmediatamente a las personas que hayan sido detenidas arbitrariamente”.

Por último, la carta reclama a Santos que su gobierno realice “todos los esfuerzos posibles para negociar con los diferentes grupos en paro para escuchar sus peticiones y llegar a un acuerdo de manera pacífica”.

“Reconocemos los avances importantes realizados en Colombia hacia el fin del conflicto armado y la importancia del proceso de paz que está en camino, así como reafirmamos nuestro apoyo para alcanzar una paz social verdadera, justa y duradera”, concluye la misiva.