El Principado aseguró que rechazaba la incineración de residuos para después promover una especie de incineración encubierta en la térmica de La Pereda. “Es un despropósito plantear esta incineración encubierta cuando nos encontramos en uno de los puntos negros a nivel europeo en materia de contaminación y sus efectos sobre la salud de la ciudadanía. Estamos radicalmente en contra de la incineración con cualquiera de sus eufemismos”, afirmó de forma rotunda este viernes el secretario general de Podemos Asturies y diputado autonómico, Daniel Ripa, tras mantener una reunión con representantes de asociaciones vecinales de la zona norte de Mieres, en el local de la Asociación de Vecinos de la Rebollada, junto a los concejales de Somos Mieres, Patricia García y Coté Fernández.

Para Ripa, “el Principado debería haber puesto ya en primer lugar de su agenda política la lucha contra la contaminación. En lugar de ello, actúa en sentido contrario cuando plantea estas quemas”. Los estudios apuntan a una altísima incidencia de cáncer relacionado con la contaminación en Asturies, y “aunque el consejero de Sanidad negase lo que decía la Organización Mundial de la Salud, cualquier quema de basuras plantea un riesgo, un riesgo además difícil de evaluar porque la propia quema en una térmica reduce las posibilidades de control y de seguridad, con lo cual no sabríamos exactamente qué proporción se está quemando ni qué efectos puede tener”, explicó. El diputado considera que “es un riesgo inasumible para los vecinos y vecinas, no solo de la zona afectada sino del conjunto de Asturies”.

Ripa recordó que las alegaciones presentadas por Somos Mieres y Podemos Asturies contra el Plan de Residuos demuestran “una postura coherente desde el principio” e invita al Gobierno a tomar ejemplo, en lugar de “mantener una posición ambivalente, diciendo una cosa y luego la contraria”. Para afrontar el problema, habría que plantear algo que el Plan de Residuos no sobre la mesa: la reducción en origen del número de basuras, con programas específicos a nivel municipal, asesoramiento, fomentando la reutilización y el reciclaje, y ofreciendo una mayor información a la ciudadanía sobre el ciclo de reciclaje de basuras. “La reducción de basuras debería ser el primer objetivo. El Gobierno no se puede despreocupar de reducir para, cuando se encuentra un vertedero al borde del colapso, preocuparse por cómo deshacerse de la basura. Es un enfoque del pasado que está equivocado. El acertado sería la reducción y, en ningún caso, la alternativa de lanzar sobre la salud de los ciudadanos los efectos de la mala gestión”, subrayó.

Según el parlamentario, “Fernando Lastra llegó para solucionar un problema enquistado y lo que plantea es un juego de trileros”. Por ello, “permaneceremos a la expectativa de si rectifica esa mala idea, propuesta casi con alevosía y premeditación, ha intentado engañar a la ciudadanía planteando una propuesta que, desde nuestro punto de vista, esconde la quema de basuras y los mismos efectos que la anterior”.