Podemos, a través del Grupo Parlamentario Confederal Unidos Podemos, ha realizado una solicitud de información al Congreso de los Diputados para conocer los datos relativos a las ayudas públicas con cargo a fondos mineros, otorgados desde el ejercicio 2006 hasta la actualidad, a la empresa Asturiana de Laminados (ASLA), por medio el Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras, adscrito al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

“Queremos comprobar que no haya un posible caso de prevaricación, ya que ASLA recibió del IRMC 13.620.000 euros durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero”, ha advertido el diputado Segundo González

Es urgente conocer las cifras exactas de estas ayudas otorgadas a ASLA, empresa que recientemente ha fichado a Antonio Trevín como directivo y que, hasta donde conocemos, recibió desde su creación más de 18 millones de euros de ayudas y subvenciones concedidas por gobiernos del PSOE, en Asturies y en España, además de tres préstamos por 2,2 millones y un aval solidario del Gobierno asturiano por valor de 4,2 millones de euros, cuando formaba parte del Ejecutivo el entonces consejero Jaime Rabanal, que ‘casualmente’ tres años después (la ley fija un límite mínimo de dos años para incurrir en incompatibilidades) fue contratado por esa misma empresa.

“Queremos conocer hasta el último detalle de los expedientes relativos a las ayudas públicas concedidas a ASLA con cargo a fondos mineros”, ha afirmado al respecto el diputado de Unidos Podemos Segundo González. “Con la información de los expedientes de estas subvenciones queremos comprobar que no haya un posible caso de prevaricación, ya que ASLA es una empresa que recibió del IRMC 13.620.000 euros durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero”, añade.

Además, señala que el fichaje de Trevín por ASLA “apunta a un caso flagrante de puertas giratorias”. “A cualquiera le llama la atención que un maestro de educación primaria se incorpore como directivo a una empresa de fabricación de bobinas y chapas de zinc. A priori poco parece tener que aportar a su nuevo puesto aparte de la capacidad de influencia y los contactos adquiridos en los 34 años de cargos públicos que lleva a sus espaldas”, ha incidido. “Nos gustaría que la nueva dirección del PSOE y los candidatos a dirigir la FSA lamentaran este tipo de prácticas, que recuerdan a lo peor de la vieja política”, finalizó el diputado asturiano.