“Las cuencas mineras, que en otro tiempo fueron seña de identidad de Asturies, son hoy en día paradigma del fracaso de las políticas socialistas, tras treinta años de gobierno en el Principado. Esto lo saben bien en esta comarca del Nalón y en Llaviana, donde siguen esperando por las prometidas alternativas económicas de futuro que nunca llegaron”, afirmó Lorena Gil, candidata de Podemos Asturies a la Presidencia del Principado, que acudió a La Pola Llaviana para el acto de presentación de la candidatura municipal.

Lorena Gil subrayó que la candidatura de Podemos Llaviana “refleja diferentes sensibilidades de la sociedad local. Hay una forma diferente de hacer política, que busca la regeneración democrática, máxima transparencia, representar los intereses de la mayoría y un futuro para la gente del concejo”.

Por su parte, Luis Díaz Rubio, candidato a la Alcaldía de Llaviana, destacó que “la candidatura que encabezo aporta un nuevo equipo, con jubilados, parados, estudiantes, amas de casa, titulados universitarios y jóvenes dispuestos a dejarse el pellejo para dar el impulso necesario que nos sitúe a la cabeza del Valle del Nalón”. Y concretó que “nuestras medidas cuando estemos en el Gobierno municipal mejorarán sustancialmente la vida de nuestros vecinos y vecinas. Pasarán por la auditoría de las cuentas y de los contratos de personal del Ayuntamiento, una remunicipalizacion de servicios en la que se ahorraría dinero, la gratuidad del ciclo educativo de cero a tres años incorporando también el servicio de comedor escolar, la creación de una concejalía de desarrollo para nuevos proyectos o una inversión importante en infraestructuras del concejo”.

Junto a Luis Díaz Rubio, completan la candidatura de Podemos Llaviana Ana Isabel Gregorio Verdayes, Miguel Francisco González Villar, Bibiana Alonso Menéndez, Miguel Amez Alonso, Elisa Rodríguez García, Alejandro Fernández Sopeña, Mari Carmen Díaz Rubio, Liam González Villar, Oliva González Rivas, Alberto Fonseca Castro, Emilio Gregorio Fernández, Constantino Begega Barbón y Pedro Quesada.