Además, Somos Uviéu denuncia graves incumplimientos en el contrato que la empresa Aqualia tiene con el consistorio carbayón

Junto con Somos Uviéu e Izquierda Unida, hemos anunciado este jueves en rueda de prensa, que vamos a pedir que la Sindicatura de Cuentas fiscalice el contrato del servicio de agua en Uviéu. El diputado de Podemos Asturies, Rafael Palacios y la diputada de IU, Ángela Vallina, han suscrito una iniciativa conjunta para que este organismo investigue y aclare si se está cumpliendo el contrato.

En ese sentido, Palacios ha destacado que la defensa de lo público y de los bienes básicos “es fundamental para Podemos Asturies”. Además, ha considerado que “no podemos permitir que el agua esté privatizada ni que ninguna empresa se aproveche de ello. Lo que tenemos en este ayuntamiento es un trabajo excepcional de los funcionarios que están denunciando una mala gestión fruto de 24 años de gobierno del PP, y un personal que está siendo perseguido”. De esta manera, el diputado ha señalado que “Lo que vamos a hacer es acompañar el trabajo municipal y llevar el asunto a la Sindicatura para que nos digan qué pasa con el contrato de Aqualia, con el objetivo de depurar responsabilidades y recuperar la propiedad del agua para los ciudadanos y ciudadanas de Uviéu”.

Por su parte, la portavoz de Somos, Ana Taboada, ha denunciado la existencia de “numerosos incumplimientos” en el citado contrato que estarían suponiendo “perjuicios económicos” a las arcas públicas”. Según Taboada, “hay muchas cosas que llaman la atención a los funcionarios que están fiscalizando el contrato desde el Ayuntamiento, como los baldeos desmesurados”. La concejala de Somos Uviéu ha recordado que esta situación “es debida a una de las privatizaciones más usureras y más leoninas de todo el estado español”, llevadas a cabo en su día por Gabino de Lorenzo”.

Ángela Vallina ha destacado que “es imprescindible” que la sindicatura estudie el contrato “al estar en juego el interés público municipal”. Además, ha recordado que en su etapa al frente del Ayuntamiento de Castrillón había sufrido también los perjuicios de la privatización del agua y una controvertida concesión a la misma empresa que maneja un servicio en la capital asturiana.

Por último, la ex edil de IU, Cristina Pontón, ha apuntado que los incumplimientos tendrían que ver “con el mantenimiento de las bocas de riego e hidrantes, entre otras cosas”. También ha criticado a la actual corporación de PP y Cs por “eludir ofrecer información” sobre este asunto.