El próximu gobiernu va tener qu’asumir la so responsabilidá en materia llaboral. La situación del Hotel Reconquista, l’ERA o la Llavandería de Cabueñes son exemplos de falta de voluntá política p’aplicar soluciones en materia d’emplegu.

Nel contestu de los alcuentros con axentes sociales del grupu parllamentariu de Podemos Asturies, Rosa Espiño y Enrique López, caltuvieron una xunta solicitada pol Comité d’Empresa del Hotel Reconquista, que representa a la plantiya d’una empresa qu’anguaño xestiona Hotusa, axudicataria del últimu contratu pa la xestión del citáu hotel.

La representación llaboral espunxo la situación actual del hotel, con perdes económiques, una degradación d’instalaciones y servicios, un amenorgamientu drásticu de plantiyes y la precarización del emplegu per parte de l’actual concesionaria.

El Comité considera que Hoasa, con capital y representación mayoritariamente pública, tien una responsabilidá qu’asumir, pa obligar a que la empresa hotelera que xestiona esta instalación, que ye de tolos asturianos, cumpla’l contratu pol que llogró la concesión.

Nesa mesma llinia, el coleutivu critica que la nefasta xestión y les actuaciones antillaborales de l’actual empresa concesionaria tán faciendo un dañu que puede ser irreversible si nun se tomen midíes. Despidos improcedentes, incumplimientu de les clauses llaborales subrogaes, acosu llaboral con una elevada tasa d’absentismu por esta causa, presión por que s’aceuten despidos, sentencies favorables n’inspección de trabayu o sentencies xudiciales con condena por acosu moral y llaboral son dalgunos de los problemes que tienen qu’encarar quien trabayen nun llugar tan emblemáticu como ye l’Hotel Reconquista.

Los representantes de la plantiya treslladaron al grupu parllamentariu Podemos Asturies la necesidá de rescindir l’actual concesión en base a los repitíos incumplimientos de Hotusa y convocar un nuevu concursu pa poder reflotar l’Hotel Reconquista.

JAVIER FERNÁNDEZ SIGUE ENSIN CONTESTAR A LOS PIDIMIENTOS DE XUNTA DEL COMITÉ DEL HOTEL RECONQUISTA

El Gobiernu Asturianu, con Javier Fernández a la cabeza, fixo oyíos sordos a los pidimientos de xunta que-yos fixo llegar el Comité d’Empresa. Va unos díes, cuando nel marcu de los contautos pa la investidura Podemos Asturies pidía un xestu per parte del candidatu de la FSA a la Presidencia del Principáu favoreciendo una xunta cola Asamblea de Trabayadores en Llucha, Javier Fernández contestaba diciendo que yá s’axuntó con eses empreses y qu’amás son empreses privaes.

Con éses, l’Hotel Reconquista ye propiedá del Principáu de Asturies, xestionáu por una empresa privada per aciu d’una concesión pública, y el Comité d’Empresa dirixóse per dos vegaes por escritu al entós Presidente y güei candidatu pa fae-y llegar la delicada situación d’esti hotel (5 de xunu de 2012 y 15 de xineru de 2015) ensin recibir nenguna respuesta.

Nesi sentíu, Podemos Asturies comprometióse a favorecer una investigación parllamentaria sobre la xestión d’Hoasa nestos últimos años, que llevó a una empresa dende la rentabilidá a les perdes continuaes.

EL RECONQUISTA, L’ERA O CAGÜEÑES SON DEL ÁMBITU DEL GOBIERNU ASTURIANU. LA SOLUCIÓN DEPENDE DE LA VOLUNTÁ POLÍTICA.

La situación del Hotel Reconquista, como les privatizaciones de servicios nel ERA o la de la llavandería del Hospital de Cagüeñes, son tres exemplos claros de conflictos nos que la responsabilidá del Gobiernu Asturianu ye total.

Énte esta situación, Podemos Asturies desixe implicación, porque les soluciones a los mesmos solamente dependen de la voluntá política. Caltener amás una situación degradada nel tiempu como ye la del Hotel Reconquista, solamente amuesa un Gobiernu que mira pa otru llau énte los problemes colo público, que son los problemes de la xente.