“No es razonable que el Gobierno asturiano mejore las condiciones económicas en los concursos de promoción turística sin exigir nada a cambio a las compañías aéreas. El aumento en las partidas debería suponer la exigencia a las aerolíneas de más frecuencias y de una ampliación de la oferta a otros destinos, y más en un momento crítico para la conectividad aérea de Asturias, cuando por vez primera en casi 30 años nos encontramos sin vuelos internacionales”, afirma la coportavoz parlamentaria de Podemos Asturies y candidata a la Presidencia del Principado, Lorena Gil Álvarez.

Por ello, para tratar de entender las nuevas bases hemos vuelto a preguntar, mediante tramitación parlamentaria, por las aerolíneas con las que ha mantenido contacto el Gobierno de Asturias a tal efecto, así como por los responsables del Ejecutivo que han mantenido esa comunicación. “Nos preocupan las prácticas monopolísticas a las que ha contribuido este Gobierno y por ello continuamos exigiendo máxima transparencia en todo lo relativo a los contratos de conectividad aérea turística”, asegura la parlamentaria.

En la misma línea, y teniendo en cuenta la información parcial facilitada por el Gobierno asturiano en relación a las 5100 plazas puestas a su disposición por parte del Grupo IAG (4100) y de Volotea (1000) en los últimos convenios de promoción turística, Lorena Gil Álvarez ha registrado en la Junta General una solicitud urgente de información demandando al Ejecutivo el listado con nombres y apellidos de todas las personas que han viajado haciendo uso de cada una de esas plazas de libre disposición, especificando en calidad de qué han hecho uso de las mismas, indicando fechas, destinos, y eventos a los que han acudido mediante su uso. Asimismo, desde Podemos Asturies hemos pedido conocer el proceso seguido por el Gobierno para el reparto de esas plazas gratuitas y a las personas responsables del mismo. Finalmente, y dado el objetivo de las plazas de libre disposición en los contratos de promoción turística, hemos preguntado si se está realizando un seguimiento del retorno al Principado de Asturias por el uso de cada una de ellas.

Para la candidata a la Presidencia resulta “urgente poner luz sobre las miles de plazas de libre disposición -muy por encima de las 200 anuales que se pedían en las bases de esos contratos- que el Gobierno asturiano ha repartido de forma opaca y que, junto con la grave situación en torno a la conectividad aérea de Asturias, indigna a las personas que para desplazarse por trabajo o para venir a ver a sus familias deben pagar de su bolsillo precios astronómicos por un vuelo”.