Desde que la crisis financiera internacional golpeó la economía española a finales de la década pasada y estalló la burbuja inmobiliaria, demasiadas veces se ha hablado en el Estado español sobre la necesidad de cambiar el modelo productivo y de apostar por la I+D+i como fórmula para generar empleo y riqueza para nuestro país.

Lamentablemente, tales ideas no han pasado de la simple retórica y, en años sucesivos, hemos contemplado un descenso agudo en la inversión en este ámbito, la desestructuración de los grupos de investigación en nuestras universidades y centros investigadores, así como un éxodo masivo de nuestros científicos más prometedores hacia el extranjero. En este oscuro marco, los últimos días se ha dado a conocer una nueva pincelada del patológico desinterés del Partido Popular por la I+D+i.

Por medio de diferentes denuncias públicas promovidas desde plataformas y asambleas de personal científico e investigador, conocíamos cómo diversas universidades y centros de investigación han modificado con carácter retroactivo y sin siquiera avisar a los propios implicados los tipos de contrato de jóvenes investigadores predoctorales vinculados a diferentes programas de investigación estatal. Estos contratos, hasta ese momento por obra y servicio, se transformaron a espaldas de los interesados en contratos en prácticas. Desde que saltaba la noticia, ni las universidades o centros del CSIC donde se han detectado estas situaciones, ni el gobierno estatal han ayudado a esclarecer esta situación. Según las primeras consultas, el cambio limita derechos como la obtención de la tarjeta sanitaria europea y afecta negativamente a su futuro laboral.

Ante esta situación, desde el Conseyu Ciudadanu de PODEMOS ASTURIES queremos mostrar nuestra solidaridad con las personas afectadas por esta situación injusta y arbitraria, y para ello nos adherimos al manifiesto que ayer 20 de febrero difundían el colectivo Ciencia Con Futuro y la Federación de Jóvenes Investigadores-Precarios, que ya ha recibido un amplio respaldo de la comunidad científica española, así como de numerosos colectivos y organizaciones.

Además de denunciar el enésimo ataque del Partido Popular a la Ciencia del Estado español, focalizado esta vez en su eslabón más débil –las y los jóvenes investigadores predoctorales que inician con estos contratos su labor profesional e investigador–, desde el Conseyu Ciudadanu de PODEMOS ASTURIES demandamos al gobierno asturiano, a la Universidad de Oviedo, y a los diferentes Organismos Públicos de Investigación radicados en el territorio asturiano a que clarifiquen la situación de las personas afectadas por la situación denunciada.

Exigimos que en cada caso se respeten las condiciones laborales y contractuales explicitadas en las convocatorias públicas que rigen en cada caso los contratos de los y las investigadoras predoctorales asturianas y el marco contenido en la Ley 14/2011 de Ciencia, Tecnología e Innovación. En caso contrario, exigimos a los responsables del gobierno autonómico en materia de I+D+i que expongan en sede parlamentaria las razones que han conducido a esta modificación unilateral de las condiciones laborales del personal investigador en formación.

Para ello, el Grupo Parlamentario de Podemos Asturies en la Xunta Xeneral realizará consultas a diferentes niveles para clarificar esta situación, y la organización asturiana de PODEMOS ofrecerá los medios y el personal jurídico a su disposición a los posibles afectados por este cambio arbitrario en sus condiciones laborales.

*Enlace al manifiesto: https://cienciaconfuturo.com/2017/02/20/ccf-fji-condiciones-contractuales-predoctorales/