Enrique López pone el acento en que “es una decisión arbitraria, no está sostenida por ningún texto ni por ninguna norma que obligue a ello”

Finalizado el plazo de presentación de candidaturas para cubrir las plazas vacantes de síndicos en Asturies, la mesa de la Xunta Xeneral decidió ayer viernes, tras el pleno del Parlamento asturiano, anular la candidatura para la Sindicatura de Cuentas presentada por Podemos Asturies y excluirla para la votación del próximo día 29. La mesa argumenta que una de las tres personas que forman parte de la candidatura propuesta por nuestra formación no cumple con los requisitos que exige la normativa. “Esta exclusión por falta de requisitos no está sostenida por ningún texto ni por ninguna norma que obligue a ello”, advierte Enrique López. El portavoz parlamentario considera que “el criterio que defiende la mesa de la cámara para proceder a la exclusión es una decisión arbitraria” y anuncia que “como tal la vamos a recurrir. Vamos a pedir a la mesa de la Xunta Xeneral que reconsidere su decisión, porque consideramos que no responde a derecho, y vamos a interponer también un recurso interno ante la propia mesa de la Cámara para que se revoque la decisión tomada. Si es necesario, recurriremos también ante los tribunales de Justicia para hacer valer el derecho de Podemos Asturies a presentar una candidatura de renovación para la Sindicatura de Cuentas”.

López incide en que “hemos encontrado muchas dificultades para sacar adelante una candidatura para la Sindicatura de Cuentas. Los obstáculos han sido permanentes y los partidos del régimen, el bloque del Partido Socialista, el Partido Popular e Izquierda Unida, han intentado impedir por todos los medios que la Sindicatura se abra a una nueva etapa que es absolutamente imprescindible, una etapa en la que brille la imparcialidad, la profesionalidad y la independencia política”.

En ese sentido, el diputado subraya que “la candidatura del bloque del régimen que lleva copando los puestos de los órganos públicos desde hace muchos en Asturies supone un continuismo respecto a la Sindicatura actual, donde había un Síndico Mayor cuestionado por una gran parte de la representación parlamentaria, y cuya actuación no puso la luz sobre ninguno de los muchos casos de corrupción que hubo en la gestión pública de las cuentas asturianas. Creemos que debe abrirse otro tiempo y que las resistencias que se están planteando por parte de quienes siempre concibieron los órganos públicos como un espacio para repartirse los puestos deben finalizar ya”.