Designed by Freepik

Al mismo tiempo que aumentaban los recortes, el desempleo, los trabajos precarios y la pobreza, el precio de un servicio imprescindible como la electricidad crecía de una forma exponencial, un 74,5% durante los últimos 7 años; siendo España el tercer país con la electricidad más cara de Europa. Sólo en 2017, el precio de la luz se incrementó un 9,5% más. Cinco millones de personas sufren pobreza energética en España, enfrentándose a serias dificultades para pagar la factura de la luz y no pudiendo mantener su hogar a una temperatura adecuada durante los meses fríos. Un coste que, además, cada vez depende menos del consumo real ya que el 40% corresponde a los peajes y cerca del 25% restante, al IVA y al Impuesto de Electricidad. “Estamos pagando impuestos como si estuviéramos consumiendo artículos de lujo, cuando calentar la casa en invierno o encender una bombilla es algo imprescindible en nuestras vidas”, ha manifestado al respecto Rosa Espiño, diputada de Podemos Asturies.

Es necesario articular medidas para acabar con el timo de las eléctricas. “No se puede llamar bono social al que deja fuera a quienes tienen que poner una manta en las rodillas para calentarse en invierno; ni al que deja fuera a muchas personas que tienen serias dificultades para pagar el recibo, como quienes perciben una pensión de viudedad. No se puede llamar bono social a aquel que exige a la ciudadanía realizar un periplo de burocracia, aportar datos que obran ya en poder de la administración y que deja fuera a quien no puede conocer el derecho que le asiste, simplemente porque no está informado; y no se puede llamar bono social si permite cortar la luz a familias y personas con bajos niveles de renta, cuando a quienes hay que cortar la luz es a las eléctricas”, ha incidido.

Por ello, Podemos Asturies ha presentado una proposición no de ley en la Xunta Xeneral para promover una auténtica tarifa social. Rosa Espiño ha detallado que “hay que ampliar los niveles de renta, aumentar los descuentos y los límites a bonificar y, por supuesto, esta aplicación debe ser automática, porque la ciudadanía no está al servicio de la Administración sino justamente al contrario. Confiamos en que esta iniciativa salga adelante y que el Partido Socialista se desenchufe de una vez por todas de las políticas de Rajoy”.