Rafael Palacios ha mostrado su preocupación por un proceso en el que van a participar cerca de 1.500 trabajadores y trabajadoras y del que aún no se conoce absolutamente nada. Además, el diputado morado ha criticado a la Administración asturiana ante su “silencio, falta de diálogo y opacidad”.

A falta de menos de una semana para que tengan lugar las elecciones sindicales en el ERA -se celebrarán el próximo día 17 de septiembre- aún no se han dado a conocer los protocolos a seguir por los y las trabajadoras que acudan a las urnas. Una circunstancia que para el diputado de Podemos Asturies Rafael Palacios “nos deja muy preocupados”.

El diputado morado ha explicado que a día de hoy -9 de septiembre- “todavía no se sabe dónde van a votar los y las trabajadoras, cómo lo van a hacer, cuáles son los protocolos de seguridad o cómo se va a garantizar la participación de los 1.500 trabajadores y trabajadoras que quieran participar en este proceso”. En esa línea, Palacios ha expresado “nuestra máxima preocupación” ha pedido a la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar que “aclare todas estas dudas puesto que hay una gran incertidumbre entre el personal del ERA”. Además, ha denunciado “el silencio por parte de la Administración, la falta total de diálogo y opacidad sobre este proceso”.

Ante la cercanía de los comicios sindicales en el ERA “la actitud de la Consejería muestra que o no se quiere comunicar con los trabajadores y trabajadoras, o no se quiere fomentar la participación en este proceso democrático”, ha criticado. Por esto motivos desde la formación morada “pedimos, tanto a Derechos Sociales como a la dirección del ERA, que comuniquen inmediatamente cuáles son los protocolos de seguridad en los centros que se van a habilitar para las votaciones”, ha pedido Palacios.

Por último, el diputado morado también ha pedido que “cese esta falta de comunicación por parte de la Consejería hacía los representantes de los y las trabajadoras, puesto que en mitad de una pandemia y con los problemas que viene arrastrando el ERA, lo que no puede haber es esta falta total de diálogo”.