La formación solicita, además, el cumplimiento del acuerdo de plantillas

Podemos Asturies vuelve a poner sobre la mesa la necesidad de retornar a la situación previa a las medidas de austeridad impuestas por el gobierno del Partido Popular desde el año 2012, en pleno contexto de la crisis económica. En ese sentido, “el retorno a la jornada de 18 horas lectivas para los docentes de Secundaria y a 20 para los de Primaria es un requisito ineludible para la mejora de la calidad educativa”, asegura Ángeles Fal, responsable de Educación del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos Asturies. Recuerda además que “dicha reducción no implica un descenso en la jornada laboral del profesorado, que sigue establecida en las 37,5 horas fijadas para los empleados de la Administración Pública, en tanto no entre en vigor la vuelta a las 35 horas recientemente aprobada por la Junta General”.

Para Podemos Asturies la reducción de las horas lectivas evidencia una mayor disponibilidad de tiempo laboral del profesorado destinado a cada uno de los y las alumnas, lo que repercute de manera incuestionable en la mejora de la enseñanza. “El Gobierno autonómico tiene plena potestad para llevar a cabo esta reducción, como ya han hecho otras comunidades autónomas como Andalucía o Baleares”, incide Ángeles Fal, que señala, además, que “esta medida supondría también un incremento en el número de puestos de trabajo en la enseñanza”.

Por otra parte, recuerda a la Administración del Principado de Asturias su compromiso a cumplir el acuerdo de plantillas en todos los niveles educativos y exige a la Consejería dirigida por Genaro Alonso “que sea responsable y no dilate innecesariamente los tiempos de adjudicación de vacantes bajo criterios única y exclusivamente económicos”. Critica así que “la práctica habitual de la Administración autonómica en los últimos años ha sido dejar sin asignar numerosas plazas docentes a comienzos de curso con el objetivo de no retribuir dos semanas de sueldos a los interinos, con el perjuicio que estas prácticas suponen, nuevamente, para la calidad educativa”.

 

Por todo ello, y a falta de pocos días para que se produzcan las adjudicaciones del nuevo curso, “instamos al Consejero a actuar contra la precarización del trabajo docente, evitando el abuso de medias jornadas y de itinerancias, y a cumplir los acuerdos de plantillas -un tutor de primaria por unidad- y en especial en la escuela rural”. La Educación Pública “ha sido y sigue siendo el patito feo de los gastos del Gobierno autonómico, algo intolerable y necesariamente subsanable”.