Presentamos una iniciativa parlamentaria junto con Foro y Cs para que se suspenda el proyecto, que cuenta con el rechazo de los vecinos y vecinas de la zona

Podemos Asturies ha presentado este martes una proposición no de ley, junto con los grupos parlamentarios de Cs y Foro Asturies, en la que se solicita suspender la instalación de una estación de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en la parroquia de Granda (Xixón). En la misma, además, las tres formaciones políticas instan al Gobierno autonómico a que dicha instalación, o cualquier otra en el futuro, se rija por criterios técnicos, medioambientales, de tráfico y similares, además de por la transparencia en la adopción de todas las decisiones relativas a su ubicación. Y es que, como han apuntado, Podemos Asturies, Foro, y Ciudadanos, el terreno donde se quiere llevar adelante este proyecto está ubicado en una zona restringida para acoger actividad agroalimentaria.

En rueda de prensa, el secretario general, Daniel Ripa, ha calificado la propuesta “de auténtico pelotazo” puesto que “en condiciones normales nunca se hubiera elegido esa zona para instalar una ITV”. Según Ripa, situar una estación de estas características en esa zona “resulta muy extraño y es un auténtico despropósito por la falta de accesos a la parcela. Y por lo tanto no tiene ningún sentido”.

Ha recordado que de las nueve estaciones de ITV que hay en Asturies, que están ubicadas en polígonos industriales, “ésta es la única que se enmarca en la zona rural, en una parcela que tenía que ser destinada a una industria agroalimentaria”. Además, para Ripa “de repente se convierte en el terreno que elige el Gobierno asturiano para asentar una ITV con un tráfico de 700 coches al día desde las siete de la mañana, que no tiene accesos, cuya  entrada es una carretera comarcal mal comunicada y que es difícil para asistir a los camiones.

En ese sentido, ha cuestionado “qué es lo que sucede. Se llama pelotazo. Un terreno que tenía un valor para hacer una industria agroalimentaria de la cooperativa que, curiosamente, contrata al ex portavoz del PSOE de Xixón y, curiosamente, termina comprándolo la ITV, una de las pocas empresas públicas que hay rentables en el Gobierno asturiano”.