Fernando Lastra inicia su andadura al frente de la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente “siguiendo los pasos de su predecesora, y no en cuanto a acción y proacción se refiere, sino todo lo contrario, intentando ocultar el vertido de aguas fecales en la playa de Bahínas (Castrillón) para que la imagen de su partido no se vea resentida por una nueva crisis ambiental”, ha afirmado este miércoles el diputado Héctor Piernavieja.

Según la web de la Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo, este vertido fue detectado el pasado día 26, una semana antes de que el Principado hiciese públicos los resultados de los análisis realizados y decretase su cierre por contaminación. Parece que no es el único caso, dado que este martes, una vez se abría el baño en Bahínas, más de 20 bañistas sufrieron problemas en la piel en el cercano arenal de San Juan de Nieva.

Nos encontramos con una situación demasiado común en Asturies. A pesar de que el grupo municipal Xixón sí Puede denunció hace más de un año la situación del tratamiento de aguas residuales en la zona oeste, “el emisario de Peñarrubia continúa dañado y sin reparación, y la depuradora sigue sin ponerse en funcionamiento, una vez que se desmantelaron las plantas de desarenado y desengrasado de ‘la Plantona’ de Xixón”, recordó.

Piernavieja denuncia que nos encontramos ante “una nueva ocasión en la que el Principado intenta tapar sus miserias”, si bien advierte que “no lo van a conseguir” y recuerda que “hace unos meses, nuestro grupo parlamentario organizó una visita con concejales de diferentes candidaturas de unidad popular asturianas a la sede de la Unión Europea para mantener una entrevista con el comisario de Medio Ambiente, quien nos puso de manifiesto la delicada situación de Asturies en enclaves como Xixón, Avilés o Villaviciosa, dado que se enfrenta a varias multas por incumplimientos en materia de gestión y tratamiento de aguas”.

Desde Podemos Asturies instamos al Gobierno asturiano a buscar soluciones urgentes y proactivas a estos problemas, dado que “una nueva temporada de baños con escándalos medioambientales dañará seriamente la imagen de Asturies fuera de nuestra tierra”, y ante la necesidad de “proteger nuestro medio ambiente como uno de nuestros principales valores como comunidad autónoma”.