Presentamos una campaña en formato vídeo para reconocer el esfuerzo de las 600.000 personas sin regularizar que han contribuido a sacar nuestro país, adelante durante la crisis sanitaria, y a las que ahora no podemos dejar atrás

Podemos Asturies acaba de presentar una campaña que, bajo el lema “No podemos lavarnos las manos. Regularización ya”, pretende dar un toque de atención tanto a la sociedad como al resto de fuerzas políticas ante el drama de las personas sin regularizar. Y es que, cuando se habla de las personas que se sacrificaron para mantener en pie la economía del país a pesar de la pandemia de la covid-19, rara vez se menciona a las personas inmigrantes, cuya aportación a los servicios primarios ha sido fundamental para asegurar el abastecimiento y el suministro de bienes de primera necesidad durante el confinamiento. Para nosotras y nosotros, esto no es solo una cuestión de derechos humanos, sino también de reconocimiento.

Así, el escaso reconocimiento prestado al esfuerzo de las personas inmigrantes, a menudo realizado bajo condiciones vitales extremadamente precarias, sólo puede explicarse por una mirada excluyente que algunos partidos quieren convertir en racismo institucionalizado. Es por ello, que no podemos mirar hacia otro lado mientras tenemos a una parte de la población totalmente invisibilizada y silenciada. En ese sentido, consideramos que un país no es digno si deja abandonada a una parte de la población. Por eso, insistimos en que estos una cuestión de justicia y de dignidad.

Frente a la insolidaridad de unos pocos, Unidas Podemos presentó una propuesta para reconocer el sacrificio de la sociedad en su conjunto, y eso incluye, forzosamente, a las 600.000 personas sin regularizar que han contribuido a sacar nuestro país adelante durante la crisis sanitaria más dura de nuestra democracia, y a las que ahora no podemos dejar atrás. Por lo tanto, es hora de mover ficha y emplazamos al resto de fuerzas políticas a que no se laven las manos ante el drama de estos ciudadanos y ciudadanas.

En esa línea, lanzamos esta campaña para manifestar nuestro apoyo a esta iniciativa e incidir en la importancia de una medida que es positiva desde el punto de vista económico y sanitario, pero que además es una cuestión de justicia social y de reconocimiento a todas las personas que han estado trabajando y no han dejado tirado a este país. Por ello hemos lanzado esta campaña en la que se invita a todas las personas que estén comprometidas con los derechos humanos a que “no se laven las manos” ante el drama vital de cientos de miles de personas que merecen ser reconocidas como compatriotas y que forman parte de esa red de héroes y heroínas anónimos que salimos a aplaudir desde las ventanas. Reconocerles es regularizarles.

Por otro lado, queremos recordar y poner en valor el hecho de que algunos países de nuestro entorno ya han puesto en marcha medidas que apuntan en la misma dirección, tal y como ha sucedido en Portugal, donde el Gobierno consideró “deber de una sociedad solidaria” aprobar una regularización exprés de todas las personas migrantes que hubieran pedido el permiso de residencia antes del comienzo de la pandemia. Ninguna democracia digna de tal nombre podría permitirse abandonar a su suerte a cientos de miles de personas que han puesto en riesgo sus vidas para contribuir a que todos y todas podamos superar esta crisis.

Si eres solidario y solidaria, no te laves las manos.