La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha publicado recientemente su informe sobre el real decreto de etiquetado para el sector lácteo, en el que la entidad desaconseja indicar el país de origen, al considerar que atenta contra la libertad de mercado. “Los ganaderos y ganaderas están indignados ante esto. Para poder reivindicar una mayor calidad de la leche asturiana debemos trabajar todos unidos. Diferenciar los productos asturianos supone crear un valor añadido a los mismos”, ha sentenciado al respecto la diputada de Podemos Asturies Paula Valero, en declaraciones a los medios durante su visita a la Feria Ganadera de Corao. “Un alimento no es un bien de mercado, hay que protegerlo y cuidarlo porque hablamos de una necesidad, no de un bien con el que se pueda especular”, ha añadido.

Valero ha recordado la apuesta de Podemos Asturies por el etiquetado en origen de la leche, “una medida que venimos demandando desde que llegamos al Parlamento asturiano a través de diferentes iniciativas que el resto de grupos parlamentarios no han apoyado. Nosotros estamos con el sector ganadero lácteo porque cuando llegamos a la Xunta, en 2015, había 2.100 explotaciones lecheras, una cifra que se ha reducido a las 1.800 existentes en la actualidad. Los ganaderos y ganaderas asturianas están sufriendo un ERE encubierto: desaparecen 100 explotaciones al año y hay que buscar una compensación para el sector”.

La diputada ha criticado el “nefasto trabajo” realizado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), ya que “no ha justificado adecuadamente ante la CNMV para qué se necesita el etiquetado en origen” y ha recordado que otros países como Francia, Italia o Portugal ya han adoptado esta medida tras explicar la necesidad de apoyar a los ganaderos y ganaderas. “Hay que hacer las cosas bien. En los pastos del Cantábrico tenemos una leche de muy buena calidad y es necesario presionar para que el etiquetado en origen se convierta en una realidad, y para que nuestros ganaderos y ganaderas no tengan que seguir cerrando sus explotaciones lecheras”.