Podemos Asturies comparte la idea de recuperar la cuota láctea y pide medidas de viabilidad social y económica para explotaciones familiares

 

Paula Valero asegura que desde el Grupo Parlamentario de Podemos Asturies «vamos a trabajar para que la Xunta Xeneral apueste por identificar en el mercado los productos obtenidos a nivel local con leche ordeñada en el territorio». La diputada de la formación morada señala que «seguimos manteniendo un postura firme ante una identificación de leche ordeñada en el Cantábrico, para lo cual hemos registrado una proposición no de ley en el Congreso y otra nueva propuesta en este sentido en Asturies que llevaremos al Parlamentario asturiano en septiembre».

Sobre las declaraciones del presidente de Industrias Lácteas Asturianas-Reny Picot (ILAS), que defiende recuperar la cuota láctea, la parlamentaria asegura que «estamos de acuerdo con Francisco Rodríguez, siempre que se haga con una asignación digna para Asturies». Matiza que «no es la única medida precisa para fortalecer al sector lácteo, también es imprescindible apostar por la ganadería familiar vinculada al territorio asturiano con medidas encaminadas a una justa viabilidad social y económica de las pequeñas y medianas explotaciones familiares».

Paula Valero apunta que «en mayo recordábamos en la Xunta Xeneral las consecuencias sociales que para Asturies ha supuesto la retirada de la cuota láctea, con la pérdida de 273 explotaciones en tres años, pasando de las 2.100 a las 1.863 actuales, lo que supone, por la forma de explotación familiar ganadera asturiana, que aproximadamente un millar de personasya no viven de la ganadería lechera en nuestra comunidad autónoma». Asimismo, Asturies «ha reducido su aportación a la producción nacional en este tiempo, hemos pasado del 10% al 7,7% del total. No hay un crecimiento lechero en las explotaciones que quedan, sino que se está produciendo, de forma generalizada, una disminución del sector lácteo asturiano».

En su opinión, «la necesidad de intervención ante el fracaso de la liberalización del mercado es clara.Los alimentos no pueden ser mercancías con las que se especule, no se pueden considerar bienes de mercado, porque forman parte de las necesidades básicas de la población». Esta situación, añade, «nos ha llevado a defender una postura propia ante la PAC para que se fortalezcan las Medidas de Regulación de Mercados, integrando propuestas de transparencia y justicia de la cadena alimentaria, con mecanismos eficaces de actuación ante las crisis de precios constantes, de forma que nos permita recuperar y reactivar el principio de preferencia comunitaria».

La diputada reclama «nuevos instrumentos de gestión de riesgos con sistemas de protección en momentos de crisis para sectores como el lácteo. Proteger la ganadería y la agricultura vinculadas a los territorios nos lleva a proponer un tercer pilar en las ayudas de la PAC centrado en los mecanismos de regulación de mercados y respuesta a las crisis». Dicho pilar «deberá incluir las excepciones al derecho de la competencia. Es imprescindible hacer más transparente y justa la cadena agroalimentaria, desarrollando los instrumentos que permiten actuar sobre el mercado para anticiparse a la crisis y actuar cuando sobreviene. Proponemos que este tercer pilar tenga una dotación mínima del 10% del presupuesto de cada estado y sea gestionado una parte a nivel estatal y otra en el espacio europeo».