El diputado ha anunciado que va a llevar al Parlamento una situación “cuanto menos extraña” y espera que el Ejecutivo autonómico aclare los hechos cuanto antes

Pediremos explicaciones al Gobierno asturiano y, más concretamente a la Consejería de Cultura, sobre el listado de los bienes de la Iglesia Católica inscritos en los Registros de la Propiedad de Asturias, realizado por el Decanato en Asturias del Colegio de Registradores de la Propiedad. Así lo ha anunciado el diputado Rafael Palacios, que además ha indicado que desde Podemos “queremos saber si el Gobierno asturiano ocultó deliberadamente información sobre las inmatriculaciones del prerrománico realizadas por la Iglesia”.

En ese sentido, el diputado ha recordado que cuando preguntó a la titular de Cultura, en sede parlamentaria, sobre los bienes inmatriculados de la Iglesia, la consejera contestó usando unos datos de agosto de 2018. “Tenemos constancia que el 5 de abril de 2019 el decano del Colegio de Registradores de la Propiedad presentó un archivo completo sobre esto bienes que es coincidente con el que tiene el Ministerio de Justicia. Ese archivo nunca se hizo llegar Parlamento asturiano” como se había solicitado en la Comisión de Peticiones del 28 de septiembre del 2018.

Una vez que se hace público, “preguntamos al Gobierno por esta situación y lo que se nos contesta es que se había remitido el archivo al Parlamento en su momento”, ha asegurado Palacios. Así, el pasado 13 de mayo, el diputado de Podemos Asturies solicitó a los Servicios Jurídicos del Parlamento un informe para saber si esa documentación se había recibido o no. “Nuestra sorpresa es que nos llega el informe y, al mismo tiempo, el archivo completo que sí estaba en poder de la Consejería de Presidencia. El informe que nos remiten los Servicios Jurídicos de la Cámara es que nunca llegó al Parlamento tal archivo y, por lo tanto, nunca se hizo llegar a los grupos parlamentarios, como tampoco llegó a la Comisión de Peticiones, donde se había solicitado”, ha indicado.

Ante esta situación, Palacios va pedir al Gobierno que aclare, en sede parlamentaria, esta situación porque “Es muy extraño. No sabemos si hay una falta de comunicación, evidente, entre las diferentes consejerías y, por lo tanto, queremos saber cuál es la intención última de todo esto”.