Nuestro diputado urge a los socialistas a resolver el grave problema que generaron a 9.000 familias asturianas, al escudo social del Presupuesto autonómico y a la posibilidad de terminar con las listas de espera en la Dependencia.

Podemos Asturies ha pedido hoy a la Federación Socialista Asturiana y al PSOE de Pedro Sánchez que “terminen con el espectáculo bochornoso” y se pongan urgentemente de acuerdo para resolver el “grave problema que han generado a 9.000 asturianos beneficiarios del salario social básico”, como consecuencia del retraso en los trámites y la falta de coordinación entre la Administración autonómica y el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social a la hora de gestionar el trasvase del salario social básico al ingreso mínimo vital. Así lo ha señalado este lunes el diputado Rafael Palacios en una rueda de prensa.

Palacios ha calificado de “grave irresponsabilidad política la falta de coordinación y de diálogo entre ambas administraciones, además de la mentira y del maltrato institucional que significa para 9.000 familias asturianas que vienen esperando desde julio de 2020 para resolver sus graves problemas”. En ese sentido, ha explicado que esta situación va a suponer que haya que usar los 34,5 millones de las cuentas autonómicas destinadas a eliminar las listas de espera en la Dependencia a pagar el ingreso mínimo vital. “Un golpe mortal a la línea de flotación del que era el mayor presupuesto social de la historia”, ha indicado.

Para el diputado, “esta agresión del Ministerio a las familias asturianas muestra una vez más la falta de corazón, humanidad y empatía evidente en cada una de las decisiones políticas que se están tomando en los últimos tiempos”. Y, al mismo tiempo, ha recordado que en Asturies “mueren, aproximadamente, unas seis personas al día en las listas de espera de la dependencia”.

Ante esta situación, ha exigido un “acuerdo inmediato” entre ambas administraciones socialistas en el que se refleje el pago con carácter retroactivo, desde el pasado mes de junio, la diferencia de pago entre el salario social y el ingreso mínimo vital a las 9.000 familias beneficiarias en el Principado y que el Gobierno central abone los 34,5 millones que el Principado tiene previsto invertir para acabar con las lista de espera de la dependencia