Nos preocupan los cambios que quiere introducir la Consejería para el reconocimiento de personas dependientes valiéndose de una figura indefinida denominada “Profesional Técnico”

Nos inquietan los cambios que desde la Consejería de Derechos Sociales se quieren introducir a la hora de proceder para el reconocimiento de la situación de personas dependientes y del derecho a las prestaciones del del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia. Según anunció la propia Consejería se va a instaurar, a través de un decreto, una figura indefinida denominada “Profesional Técnico” y que ha suscitado las quejas del Colegio Oficial de Trabajo Social de Asturies.

El proyecto de Derechos Sociales establece una unificación de todos los perfiles profesionales hasta ahora participantes en el proceso bajo una denominación única “Profesional técnico del SAAD” quien realizará tanto la valoración, como la elaboración de los Programas Individuales de Atención o los Informes Sociales, indistintamente de que sea o no Trabajador/a Social. Una situación que “abre a la puerta al intrusismo laboral”, en palabras del diputado, Rafael Palacios, como ya han advertido también desde ese colectivo.

Palacios, que ha rechazado “tajantemente” que cualquier profesional técnico firme informes o valore urgencias sociales, ha señalado que deben ser los trabajadores y trabajadoras sociales “los que se encarguen de detectar necesidades sociales y analizar la realidad de las personas para obtener una visión global que favorezca el bienestar de las mismas”. Además, ha criticado que la Consejería “no aclare qué capacitación deben tener esos profesionales técnicos”.

Además, el diputado tras recordar el fracaso del plan que Derechos sociales puso en marcha para acabar con las listas de espera en dependencia en el 2020, ha cuestionado que “no puede ser que la Consejería quiera acabar con la espera en dependencia mediante un decreto que favorece el intrusismo laboral”. Palacios ha afirmado que “detrás de los números de las listas de espera, están personas. Y cada día muere alguna de ellas que tienen reconocida su prestación y nunca la llegan a disfrutar. Nadie entendería que, para terminar con las listas de espera en trasplantes de corazón, se autorizara a, por ejemplo, dermatólogas a realizarlos».

Por último, el diputado de Podemos Asturies ha señalado que la única manera de acabar con la espera en dependencia “es contratando más profesionales, no favoreciendo el intrusismo, y destinando más recursos”. Ante esta situación ha anunciado que en la próxima comisión parlamentaria preguntara a la Consejera de Derechos Sociales sobre si el Gobierno asturiano considera adecuado que cualquier profesional técnico firme informes sociales, valore urgencias sociales o elabore un Programa Individual de Atención.