“Llevamos tres años explicando que, especialmente en el medio rural, es necesario expandir las plantillas estructurales médicas para evitar descubiertos como el que ahora sufren con la Pediatría de Atención Primaria en Morcín, Riosa y La Ribera. Una plantilla estructural con más profesionales -con menor número de cartillas por cupo-, posibilitaría la cobertura de bajas entre la propia plantilla”, afirma el diputado de Podemos Asturies, Andrés F. Vilanova.

Vilanova recuerda que “cada año se titulan 7 pediatras en los hospitales asturianos, con lo cual, la cuestión no es que no haya pediatras, es que se sigue aplicando el modelo de contratación de hace dos décadas, cuando había profesionales en paro. Evidentemente, a día de hoy, es absurdo pensar en los contratos de sustitución como una solución. Nadie se queda en paro esperando por un contrato de meses, antes se marchan de Asturies”.

“Sin embargo”, añade, “los contratos dentro de una plaza estructural vacante, ya sea un contrato fijo obtenido en una oposición, o una interinidad que puede sacarse en cualquier momento del año, sí son atractivos, y no sólo podrían ser ocupados por quienes se forman en Asturias, sino por gente que venga o quiera ‘volver’ de otras comunidades”.

Por lo tanto, “para posibilitar la cobertura de bajas debemos de cambiar el modelo. Deben crearse nuevas plazas estructurales y ofrecer las que actualmente están vacantes. En el caso concreto de Morcín, Riosa y La Ribera, que pertenecen al área de Uviéu, creemos que debiera aumentarse el número de cupos urbanos, redistribuyendo a partir de aquellos que superan las mil cartillas. De esta forma, una plantilla más amplia serviría de apoyo para cubrir las bajas e incidencias dentro del área.

En resumen, no es que sea imposible contratar pediatras de Atención Primaria, es que “están haciendo justo lo contrario de lo que se necesita para fidelizarlos”. Podemos Asturies logró sacar adelante una Proposición No de Ley en febrero de 2018 instando a ampliar la plantilla estructural y dotar plazas vacantes, a raíz de los problemas surgidos en Cabrales, Cuideiru, Salas, Llanes, Ribedeva, Peñamellera Alta y Baxa. Del mismo modo, esta cuestión forma parte de los compromisos exigidos al Gobierno en el acuerdo presupuestario.