La portavoz de Podemos Asturies y la concejala Patricia García Moro celebran la decisión de Mieres de estudiar la remunicipalización

Minutos después de que el pleno del Ayuntamiento aprobara, a propuesta de Somos Mieres, estudiar la posibilidad de la remunicipalización del ciclo integral del agua al completo en el municipio, Nuria Rodríguez y Patricia García Moro valoraron esta mañana ante los medios de comunicación esa decisión, que «va a representar un antes y un después en la política de Mieres», en palabras de la portavoz de Podemos Asturies, quien lamentó que «ha habido concejos asturianos donde se ha hecho un negocio intolerable con el agua que es un derecho fundamental».

La representante del partido morado y candidata para las elecciones autonómicas de mayo manifestó que «hoy nuestras compañeras y compañeros en Mieres han marcado de una manera evidente la diferencia que existe entre las políticas que ponen a la ciudadanía en primer término y aquellos que hacen política sin pensar en la ciudadanía». Y lo han hecho, agregó, «presentando una propuesta valiente, que está recogida en la ley y es viable, porque las corporaciones municipales tienen la posibilidad legal de gestionar como mejor convenga los servicios esenciales públicos».

Nuria Rodríguez recalcó que «a través del agua se han hecho auténticas barbaridades que han dificultado la posibilidad de acceso a la misma de la ciudadanía. De hecho, hay más de una causa abierta en los tribunales sobre la corrupción que pivota alrededor del agua». Concluyó diciendo que desde Podemos Asturies y desde las candidaturas municipalistas «vamos a seguir en esta línea. Para nosotras y nosotros cambiar Asturies, cambiar los municipios, es hacer política para la ciudadanía, que todo el mundo tenga igualdad de acceso a los derechos mínimos».

Por su parte, Patricia García Moro, portavoz municipal de Somos Mieres y candidata a la Alcaldía en las elecciones de mayo, informó de que «existe un contrato desde 1996, año en el que se privatizó la estación de tratamiento de agua potable de Levinco, pero este contrato incluía una prórroga tácita de otros 75 años, con lo cual todavía estamos a sesenta años de poder recuperar ese servicio». La edil mierense añadió que «parece ser que estas prórrogas son ilegales y que se podría recuperar el servicio antes de lo previsto, y esa es la intención que tenemos; que se trabaje por tener agua pública y que no estemos pagando a empresas por un servicio indispensable para la vida de toda la ciudadanía».