La diputada de Podemos ha visitado el pueblo de L. lena, acompañada por el portavoz local, Carlos Blanco, donde los vecinos y vecinas les han transmitido su preocupación ante un posible desprendimiento de una gran roca sobre sus casas

Podemos Asturies ha alertado este jueves del peligro que corren los vecinos y vecinas de Piedracea (L.lena) ante el posible desprendimiento de una gran roca que está situada encima de las casas del pueblo y que, en pleno invierno, la situación es aún más inquietante. La vecindad de esta localidad lleva tiempo alertando de esta situación y, de momento, la Administración no ha atendido sus demandas.

Ante esta situación, la diputada de Podemos Asturies Nuria Rodríguez, ha visitado la zona acompañada por el portavoz morado en el concejo, Carlos Blanco, y ha exigido al Gobierno autonómico que “actúe ya para evitar una desgracia en Piedracea”. “Damos lo voz de alerta desde aquí, desde Piedracea, a la Administración autonómica de que tenemos un grave peligro y que lo tienen que resolver inmediatamente, porque hasta la fecha el Gobierno autonómico no está, haciendo los deberes”, ha criticado.

La diputada de la formación morada ha señalado que “no es justo que los vecinos y vecinas estén con la espada de Damocles día sí y día también” y ha urgido al Gobierno autonómico “para que intervenga en esta situación antes de que tengamos que lamentar daños personales o, incluso fallecimientos, puesto que no hace mucho ya ha habido algún desprendimiento en la zona”.

Por su parte, Carlos Blanco, que ha subido a la zona de la roca acompañado por un vecino ha explicado que «la zona está muy delicada puesto que el agua que ha entrado por las grietas se ha congelado y esto agrava la situación». Además, ha recordado que la roca caliza, con el agua «se disuelve y se crea una capa de arcilla que convierte la zona en más peligrosa aún».

Hay que recordar, que Podemos Asturies ya preguntó hace meses, en el Parlamento asturiano, sobre este posible derrumbe y el Gobierno no concretó entonces ninguna solución. Los vecinos y vecinas, reunidas con los representantes de Podemos, les han manifestado su gran preocupación ante esta situación. Y es que, según han explicado, solo una parte de la mole de piedra puede pesar unas 25 toneladas. Además, la zona ha empeorado considerablemente con el paso del último temporal y las intensas lluvias y heladas que se han producido.