Tras los acontecimientos de la madrugada del domingo en los que un grupo de encapuchados que esgrimían objetos contundentes irrumpieron violentamente en una establecimiento hostelero de Cimavilla donde se celebraba una fiesta del Unión Club Ceares (y donde se encontraban, asimismo, clientes ajenos a la celebración), desde el Consejo Ciudadano de Podemos Asturies queremos mostrar nuestra solidaridad con todas las personas que vivieron esa situación, así como nuestra condena a cualquier acto de violencia que trate de ampararse en el deporte.

La Delegación del Gobierno ha informado de que el primer detenido por su supuesta participación en esos hechos forma parte del grupo Ultra Boys. Es necesario dejar de hacer la vista gorda y desterrar de las gradas a quienes llevan la violencia, el racismo y la xenofobia por bandera, ensuciando de ese modo el buen nombre de los clubes y de las aficiones en las que se escudan para cometer sus actos. Reclamamos tolerancia cero con los comportamientos violentos en el deporte y la unión de las fuerzas políticas, federaciones deportivas, juntas directivas de clubes, deportistas y representantes de los cuerpos de seguridad para hacer frente a tales conductas, tanto en el deporte profesional como en el aficionado.

El Grupo Parlamentario de Podemos Asturies va a solicitar la comparecencia del director General de Deportes, José Ramón Tuero, para que explique en la Junta General qué medidas se están aplicando desde el Gobierno asturiano en materia de prevención y lucha contra la violencia en el deporte. Para no tener que lamentar consecuencias más dramáticas que las vividas en la madrugada del domingo en el barrio gijonés de Cimavilla se hace urgente el desarrollo de un plan de actuación encaminado a atajar, de una vez por todas, este tipo de conductas.