El ex portavoz socialista gijonés Santiago Martínez Argüelles desempeña desde hace varias semanas un puesto técnico en calidad de comisión de servicios en el Tribunal de Cuentas, en Madrid, según se ha revelado en los medios de comunicación. Desde Podemos Asturies hemos de preguntar al exportavoz socialista gijonés y actual miembro del Comité Federal del PSOE, por la fecha en que se llevó a cabo el procedimiento de selección como miembro del Tribunal de Cuentas, y si tuvo lugar justo antes o después de los Comités Federales -que tuvieron lugar el 1 y el 23 de octubre- en los que se aprobó la composición de la gestora de Javier Fernández, pieza clave en la investidura de Mariano Rajoy, y la abstención posterior a la misma.

Entre otras cuestiones, la sociedad podría preguntarse si nos encontramos ante un pago por los servicios prestados. En el mismo sentido, ¿qué remuneración y funciones va a tener la plaza? ¿Influyó el acceso a esta plaza en el Tribunal de Cuentas en las decisiones que tomó Martínez Argüelles en esos Comités Federales y que han desembocado en el que el presidente del partido más corrupto de la historia de la democracia continúe en La Moncloa?.

La adjudicación de la plaza a Argüelles ha sido oscura y polémica, como ha denunciado el Conceyu por otra Función Pública (COFPA). Según el Cofpa, el nombramiento presenta «los indicios característicos del enchufismo laboral por recomendación política», una denuncia que compartimos desde Podemos Asturies. Además, desde este colectivo, han solicitado una explicación pública de los motivos para utilizar el sistema extraordinario de la comisión de servicios, los criterios utilizados para su selección y la identidad de los cargos del Tribunal de Cuentas que le propusieron, dado que no existe información pública al respecto.

Si la denominada comisión de servicios se define legalmente como un procedimiento excepcional de nombramiento que sólo puede utilizarse cuando concurren causas de extraordinaria y urgente necesidad, desde Podemos Asturies planteamos una serie de cuestiones: ¿Qué urgente necesidad existía más que asegurar el futuro de Argüelles? Además, nadie ha explicado hasta la fecha si la selección fue “a dedo, por razones de amistad, influencias o recomendaciones, ajenas a los principios de igualdad, mérito y capacidad, ni quién propuso al exsecretario general de la Agrupación socialista de Xixón, para ese puesto”. En los meses pasados, se ha criticado al Tribunal de Cuentas por un supuesto sistema de enchufismo, al comprobarse que cien de sus empleados tenían lazos de parentesco con altos y exaltos cargos de la institución y de sus principales representantes sindicales, en especial del sindicato UGT. Los sueldos en el Tribunal de Cuentas se sitúan entre los 3.000 y 5.000 euros mensuales.

Por otro lado, no hay que olvidar que Martínez Argüelles tuvo que abandonar la portavocía del PSOE de Xixón como consecuencia de su presencia en el consejo de administración de Cajastur y de Liberbank -cargo que compartía entonces con Agustín Iglesias Caunedo-, donde en el año 2012 llegó a cobrar 87.000 euros al año. Ese mismo año se había producido la estafa de la deuda subordinada a 10.000 familias asturianas y la privatización de Cajastur, mientras el político gijonés miraba para otro lado y se llenaba el bolsillo Por lo tanto, Argüelles es experto en cobrar altos sueldos a cambio de mirar para otro lado. Le salió mal su jubilación dorada en Liberbank, pero parece que la podría conseguir en el Tribunal de Cuentas.

Argüelles es uno de los políticos asturianos que ha sido beneficiado por el “sí a Rajoy”. Entre los asturianos que en el Comité Federal apoyaron permitir gobernar al presidente del PP más corrupto de la historia, muchos de ellos obtuvieron recompensas en los meses siguientes. Javier Fernández consiguió presidir la gestora y desde allí negociar investir a Rajoy a cambio del apoyo que necesitaba en los presupuestos asturianos; Vicente álvarez Areces pasó a ser el portavoz socialista en el Senado con un sueldo de más de 7.000 euros mensuales; Antonio Trevín sustituyó a Adriana Lastra en la Diputación Permanente y ahora Santiago Martínez Argüelles accede al Tribunal de Cuentas. No nos extraña, por tanto, el entusiasmo de algunos veteranos dirigentes socialistas asturianos en el Sí a Rajoy: todos obtuvieron algo a cambio, pero a costa de los intereses de la ciudadanía asturiana.