La diputada se reunió con representantes de las trabajadoras y trabajadores de la matriz asturiana, amenazados por un ERE

«Desde Podemos Asturies hemos priorizado siempre la solución de un socio industrial que dé estabilidad a una empresa emblemática que realiza una actividad de alto valor añadido, frente a la voracidad de los especuladores financieros. Aún hay tiempo para conseguirlo, si el Gobierno actúa con la suficiente valentía». Lorena Gil resume así el diagnóstico de situación sobre Duro Felguera tras reunirse este martes en el Parlamento asturiano con representantes de la asamblea de trabajadoras y trabajadores, un colectivo laboral sobre el que se cierne la amenaza de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 470 personas en Asturies y 88 en Madrid.

La diputada recalca que «nos preocupa muchísimo la situación de Duro Felguera, porque en un contexto de dificultad para hacer frente a los vencimientos de la deuda está siendo subastada a fondos buitre que buscan una elevada rentabilidad en un plazo corto y esto creemos que muy probablemente puede suponer destrucción de empleo, como ya anticipa este ERE». Añade que a pesar de que «la falta de disponibilidad de líneas de riesgo está limitando la nueva contratación y dificultando el avance de los proyectos en cartera, Duro Felguera es viable, pero su viabilidad futura depende de la rapidez en la toma de decisiones para evitar que se siga deteriorando la cartera de la compañía».

Lorena Gil recuerda que el ex ministro socialista Carlos Solchaga, «que formaba parte del consejo de administración de Duro Felguera hasta el 31 de julio pasado, hasta que la situación empezó a ser crítica y sobre todo a ser pública, afirmaba que la mejor política industrial es la que no existe. En Podemos Asturies pensamos que si no tienes un proyecto para Asturies, la política industrial te la hacen otros».

Por su parte, Susana Fernández, trabajadora desde hace dieciocho años de la empresa y portavoz del colectivo, deja claro que «el día anterior a la Semana Santa nos pusieron encima de la mesa un ERE que no compartimos, que no entendemos y que no vamos a tolerar. Vamos a defender a ultranza los puestos de trabajo de todos nuestros compañeros». Y advierte de que «aunque esto afecta a Duro Felguera SA, que es la matriz, la situación hace prever el mismo futuro en el resto de compañías del grupo, lo que supondría la pérdida de alrededor de 1.500 puestos de trabajo». Por todo ello, pide «el apoyo a las reivindicaciones de las trabajadoras y trabajadores de Duro Felguera para mantener los puestos de trabajo, así como la mediación de todas las instituciones implicadas para garantizar la continuidad industrial del Grupo Duro Felguera».