«Sin una apuesta por la consolidación industrial y un alto nivel de exigencia de transparencia financiera no será posible dar respuesta a una crisis de liquidez como la que sufre Duro Felguera». Así lo ha manifestado Lorena Gil, que recuerda que la delicada situación por las que atraviesa el grupo empresarial internacional originario de la cuenca del Nalón «se ve agravada por una banca que no ofrece crédito, pero que no devuelve el dinero público del rescate, y por la dificultad de encontrar un socio industrial ante las dudas sobre la gestión de la dirección de la empresa». La diputada sale así al paso de la noticia sobre la querella formalizada por la Fiscalía Anticorrupción ante la Audiencia Nacional contra Duro Felguera, su presidente (Ángel del Valle) y su predecesor en el cargo (Juan Carlos Torres), quienes habrían podido incurrir en delitos de corrupción internacional y de blanqueo de capitales.

La parlamentaria resalta que «hay que perseguir y castigar cualquier actuación irregular. Los sobornos y el pago de comisiones tienen que empezar a ser prácticas del pasado, porque el dinero público con el que se pagan nos lo están sustrayendo a todas y todos». Lamenta que dicha corporación empresarial esté presente en los medios de comunicación estos días con titulares de esa índole, puesto que «deberíamos estar hablando de las opciones que hay para evitar la quiebra de una empresa fundamental para el sector industrial asturiano». No obstante, reafirma su confianza en que «los actores con capacidad estén a la altura del momento y sepan resolver este grave conflicto».