El partido morado incluye en su programa electoral esa medida para recuperar «una parte de la memoria que ha sido olvidada»

Lorena Gil presentó esta tarde en Llangréu la propuesta del Centro de Memoria Obrera y Democrática de Asturies, que estaría ubicado en ese concejo, «un proyecto que impulsaremos porque creemos que es necesario poner manifiesto esa parte de la memoria que siempre ha sido olvidada». La cabeza de lista de Podemos Asturies se refirió asimismo al Centro de Enfermedades Neurológicas de Barros, «que lleva años sin ponerse en marcha a pesar de haber sido inaugurado, que ha tenido que cambiar su nombre, que ha sido ya elegida una directora para él pero que no se ha contratado ni a una sola persona y queremos saber qué va a ser ese centro finalmente; si va a ser un centro de referencial nacional o no».

La candidata del partido morado aludió también, durante su visita a Sama, a «esa cicatriz, ese soterramiento de Langreo, que parte la ciudad en dos y que acumula un montón de retrasos en los últimos tiempos; queremos saber cuáles son los plazos de ejecución». También habló sobre la piscina de Pénjamo, que «después de años de demanda lo que se ha conseguido en el último año es solucionar el problema del cierre perimetral y únicamente tener un presupuesto para el proyecto de renovación o reforma».

Lorena Gil anuncia en Llangréu que Podemos Asturies impulsará el Centro de Memoria Obrera y Democrática de Asturies

Lorena Gil estuvo acompañada en Llangréu por Miguel Urbán, eurodiputado y coordinador del área de Memoria Democrática de Podemos, quien dijo que el Centro de Memoria Obrera Democrática «es una medida para cumplir una deuda que tiene nuestro país con un movimiento obrero asturiano que fue el primero en levantar la bandera de la democracia durante la dictadura, y esa historia tiene un papel fundamental en la cuenca». Lamentó que «España es una excepción a nivel europeo, porque es el único país que no ha podido juzgar a su dictadura. La memoria democrática es una forma de construir una democracia más sólida y más profunda».

Rubén Vega, historiador y profesor universitario, explicó que «el planteamientos de este centro es que fuese, por una parte, un espacio musealizado y, por otra, un centro de documentación e investigación, y también una oficina de atención. Un espacio que tuviera una exposición permanente que reivindicara las luchas obreras y por las libertades democráticas, y que ejerciera además una labor pedagógica de higiene democrática, y que acogiera también exposiciones temporales».

El Centro de Memoria Obrera y Democrática de Asturies estaría ubicado en las instalaciones de Metalsa, en La Felguera.