La portavoz morada ha defendido la importancia de que los diferentes gobiernos recuperen “soberanía productiva” en las empresas estratégicas porque los trabajadores necesitan “certidumbre y una solución duradera”

Lorena Gil, ha planteado, este miércoles 22 de abril, que es “fundamental que el Estado cuente con instrumentos de intervención económica para poder sostener los servicios públicos y asegurar el bienestar de la población”. Estas declaraciones las ha realizado durante la presentación de las medidas de Podemos Asturies en materia de Industria para hacer frente a la crisis actual.

Gil, ha recordado que desde Podemos Asturies se ha vendido defendiendo, en numerosas ocasiones, la necesidad de una participación del Estado en empresas y sectores que “nos permitan asegurar la soberanía productiva, impedir deslocalizaciones y mantener el empleo”. Así, ha considerado que “con verdadera voluntad política existen los instrumentos, tanto a nivel autonómico como estatal, que permitan articular una política en defensa de la industria estratégica de nuestros territorios y garanticen la participación pública en el sector privado”. En esa línea, ha puesto como ejemplo que otros países europeos -como Alemania, Italia, o Noruega- han planteado nacionalizar diferentes empresas en sectores estratégicos en este contexto de crisis sanitaria.

Así, con el fin de evitar las deslocalizaciones y defender una industria estratégica Podemos Asturies propone una reforma del IDEPA para que actúe como un fondo de inversión pública autonómico. Además, pide habilitar un fondo dentro de la SEPI para incrementar la participación pública en empresas clave del sector industrial. Podemos sostiene también que hay que establecer un contrato de permanencia de diez años con aquellas empresas beneficiarias de cualquier tipo de ayudas procedentes de la Administración Pública.

Otra de las medidas, sería aplicar un régimen sancionador que corrija de manera proporcionada y efectiva todas aquellas infracciones realizadas, con el fin de disuadir el incumplimiento de las condiciones de permanencia establecidas. Y, además, consideran necesario llevar adelante un informe sobre los cambios legislativos necesarios para recuperar el control público de empresas estratégicas en riesgo de deslocalización mediante la intervención pública de las mismas de tal forma que se garantice una participación mayoritaria en sus consejos de administración.

En ese sentido, Gil ha puesto como ejemplo la reciente situación de Alcoa y ha asegurado que casos como este “evidencian la necesidad de que Asturies tenga autonomía industrial y una garantía de futuro para su industria”. Además, ha incidido en que los trabajadores han defendido públicamente que actúe la SEPI y avale un proyecto de futuro de la aluminera. La portavoz morada ha sostenido la importancia de que los diferentes gobiernos recuperen “soberanía productiva” en las empresas estratégicas. «Los trabajadores de Alcoa necesitan certidumbre y una solución duradera», ha asegurado Gil.

Tras hacer un balance de la situación económica actual, donde la crisis del COVID-19 ha puesto de manifiesto las debilidades del actual sistema, la parlamentaria morada ha considerado que “es más urgente que nunca abandonar la pasividad generalizada que ha caracterizado la política industrial de nuestro país y, en particular, de Asturies, y sustituirla por una política industrial proactiva”. En ese sentido, ha indicado que ha de estar basada, por un lado, en el establecimiento de prioridades a largo plazo, determinando por qué sectores debería apostarse para ser competitivos y, por otro, por el protagonismo del Estado, que ha de incrementar su participación en sectores esenciales y estratégicos para liderar y acompañar este proceso. “El modelo no puede ser el de cuando hay pérdidas, socializar, sino cuando hay beneficios, invertir para que no deslocalicen”, ha criticado.