La política energética e industrial no la pueden decidir unilateralmente las empresas, tiene que pasar por el Gobierno, pero también por el Parlamento y la ciudadanía. Para el diputado de Unidos Podemos en el Congreso, Segundo González, el Real Decreto del Gobierno de Mariano Rajoy sobre las térmicas que reprocha la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) “es una chapuza fruto de la improvisación y no tiene en cuenta cuestiones fundamentales para Podemos como la discriminación entre carbón autóctono y de importación, o la transición energética justa”. Además, “las estimaciones del impacto en el precio de la energía de la transición que hace el Gobierno son puestas en cuestión por numerosos especialistas y a nosotros nos generan muchas dudas”, ha afirmado.

El parlamentario incide en que “no podemos negar la realidad, como hace el Principado”. Mientras la UE y los países más desarrollados de Europa apuestan por la transición energética para reducir la contaminación, aquí, “si seguimos mirando hacia otro lado y no pensamos en cómo afrontar una transición que nos permita crear nuevos empleos nos volverá a pillar la marea de la reconversión sin estar preparados y volverá a pasar lo que ya pasó en los años 80”. En ese sentido, González critica al Principado y al PP por “mirarse el ombligo mientras llega una ola que les va a pasar por encima”.

“El PP pide tranquilidad a los pensionistas mientras vacía la caja de las pensiones y les resta poder adquisitivo cada año, promete reconocer la labor de las mujeres mientras niega la brecha salarial, presume de gestión económica cuando la deuda nunca alcanzó cifras tan desorbitadas y descalifica el modelo energético de Podemos al tiempo que entrega la gestión de sectores estratégicos a las empresas energéticas”, ha asegurado.

La transición energética tiene que ser ordenada y justa, implicando la creación de dos nuevos empleos por cada uno de los que se puedan ver afectados en las comarcas mineras para revertir el desempleo y la despoblación. “Cualquier medida que no pase por eso no nos vale, y por eso apoyamos a los trabajadores de Lada en sus movilizaciones contra Iberdrola, una empresa que lo único que busca es utilizar el cierre de esta central en su campaña de marketing, cuando no le importa el cambio climático ni los empleos”, ha afirmado el diputado. En Podemos no vamos a permitir ningún cierre sin alternativa, porque sin alternativa tampoco hay futuro para las cuencas mineras.

Sobre las declaraciones de López Ares este sábado, González considera que “ha venido al rescate de Mercedes Fernández, comparando las cifras de Rajoy con las del PSOE de la reconversión. Se tiene que remontar a los 80′ porque si comparase el despilfarro de Caunedo con los resultados de Ana Taboada en Uviéu estaría lejos de salir bien parada”. Por ello, antes de descalificar las propuestas de Podemos, “debería exigir a su partido que devuelva los fondos mineros adeudados y que el Gobierno deje de situar la inversión en Asturies en el vagón de cola de España”.