Tres de los nueve empleados de GITPA han dimitido en menos de un año

Tras conocer la dimisión del Director General de la empresa pública «Gestión de Infraestructuras Públicas de Telecomunicaciones del Principado de Asturias» (GITPA), Podemos Asturies preguntará en sede parlamentaria al Consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, si es previsible algún otro cambio en el organigrama de la empresa.

Como en el ‘Caso Riopedre’, la personación de OCAN supone una garantía de que la justicia pueda llegar hasta el final de este asunto

En septiembre de 2016 dejaba la empresa el Responsable de Provisión y Sistemas, recientemente lo hacía el Jefe de Operaciones y este jueves conocemos la dimisión de Alfonso Oliva como Director General. “Nos preguntamos cuáles son los motivos por los que en una empresa pública que cuenta con nueve personas empleadas, tres hayan dimitido en menos de un año”, ha afirmado la diputada Lorena Gil.

En ese sentido, cabe recordar también la dimisión de Francisco Blanco el pasado mes de mayo, predecesor de Isaac Pola al frente de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo, y de la Directora General de Industria y Telecomunicaciones, Sandra Velarde, un mes más tarde, y bajo cuya competencia se encontraba GITPA.

“La desbandada de personal de esta empresa pública y de los responsables políticos en materia de telecomunicaciones en la consejería de Industria es preocupante en un momento especialmente delicado, y plantea algunas cuestiones. Parece que a Javier Fernández le cuesta encontrar y mantener a personas en puestos de responsabilidad en entes cuya gestión ha sido puesta en entredicho y que, como en este caso, se encuentra judicializada y es objeto de una comisión de investigación en la Junta General”, ha aseverado la parlamentaria.

Por otra parte, Podemos Asturies preguntará a Isaac Pola por el supuesto cambio de rumbo llevado a cabo por el ya exdirector general de la empresa, tal y como anunciaba el exconsejero Blanco tras la incorporación de Oliva.

“Lo que sí hemos podido constatar en estos meses es que seguían manteniéndose las mismas dinámicas de opacidad y falta de disposición en relación a la información y documentación solicitadas desde la Junta General, no respetando los plazos para su entrega en la mayoría de las ocasiones. En sede parlamentaria, y en el marco de la comisión de investigación, Alfonso Oliva se negó a responder a preguntas relacionadas con Telecable por ser su anterior empleador, afirmó, para después conocer por boca del por entonces ya dimitido Francisco Blanco que, tal y como Podemos Asturies venía denunciando desde hacía meses, Telecable estaba operando sin contrato y, además, acumulaba deuda”, afirmó Lorena Gil.

Igualmente, reprobamos que Oliva no se inhibiera en mesas de contratación en las que participaba Telecable o que a las pocas semanas de su entrada en la empresa participara en la revisión de la troncal occidental y dictara reparos a la auditoría llevada a cabo en lo que no podemos llamar una mera subsanación de errores, sino una orientación a la empresa auditora.

La personación de OCAN en este caso, como ya hizo en el ‘Caso Riopedre’, supone una garantía de que la justicia pueda llegar hasta el final de este asunto. No consentiremos pactos de silencio para proteger a ningún consejero.