“El malgasto de dinero público en campañas electorales no sólo debería de estar prohibido sino que debería considerarse un delito”, afirma Xuacu Rodríguez.

Este lunes hemos presentado en rueda de prensa la contabilidad de la campaña electoral del 26-J correspondiente a Podemos Asturies. El responsable de Organización, Xuacu Rodríguez, ha destacado que “hemos conseguido reducir el gasto en más de 60.000 euros”, pasando de los 116.000 euros de gasto en la campaña del 20-D a los 52.700 euros en las últimas elecciones.

Además de lograr una campaña más austera, Rodríguez ha recordado que “lo que marca la diferencia con el resto de partidos es que el gasto no va a suponer ningún tipo de coste para la ciudadanía ya que lo asume íntegramente Podemos Asturies”. La coordinadora del Comité de Campaña, Patricia Díaz Baizán, ha explicado que “más de la mitad  (27.500 euros) se ha financiado con dinero que ha puesto la gente mediante la suscripción de microcréditos, que serán devueltos con las donaciones que mensualmente realizan al partido nuestros diputados y diputadas en Asturies”.

En ese sentido, ha recordado que todos los cargos públicos de Podemos tienen el compromiso de no cobrar más de tres salarios mínimos interprofesionales y que mensualmente donan la parte correspondiente. “En este caso esas donaciones se van a destinar a devolver los microcréditos para que ningún asturiano ni asturiana se vea en la obligación de pagar una campaña electoral que no quería”. La otra parte de la campaña (24.800 euros) ha sido financiada a través de las donaciones de los diputados y diputadas de Asturies y de nuestros representantes en el Congreso de los Diputados.

Xuacu Rodríguez ha emplazado al resto de partidos políticos a “seguir nuestro ejemplo” y a “renunciar a las subvenciones” de los pasados comicios, “para que el capricho de tener unas nuevas elecciones no le cueste nada a la ciudadanía”. Además, ha añadido, “el malgasto de dinero público en campañas electorales no sólo debería de estar prohibido sino que debería considerarse un delito”.

Además, ha afirmado que “si todos los partidos hubiesen renunciado a estas subvenciones como ha hecho Podemos, probablemente no hubiera habido estas segundas elecciones y seguro que no habría unas terceras”. En ese sentido, el responsable de Organización considera que hay posibilidades de formar Gobierno. “Está claro que nadie quiere que el partido más corrupto de la historia, el Partido Popular, siga gobernando. Ya lo demostramos después del 20-D, que había posibilidades de formar un gobierno alternativo entre PSOE y Podemos y creemos que ahora sigue habiendo mimbres para plantear alternativas al gobierno de Mariano Rajoy. Nosotros no cejaremos en nuestro empeño de plantear que hay otras posibilidades y será el PSOE quien tenga que decidir si quiere llegar a acuerdos con el PP o plantear otras alternativas de gobierno”, subrayó.