El diputado advierte durante una visita al centro de cría en cautividad del Parque de Redes que la especie «se encuentra en situación crítica»

Héctor Piernavieja considera que «con el tema del urogallo hay que darle una vuelta a la política que se ha desarrollado hasta ahora, hay que empezar a trabajar de verdad y con nuevas ideas y funciones nuevas para averiguar las causas de este declive poblacional y por qué las hembras viven menos que los machos, cosa que no pasa en el resto del mundo». El diputado del Grupo Parlamentario de Podemos Asturies visitó esta mañana, en compañía del viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano, el Centro de Cría en Cautividad del Urogallo Cantábrico del Parque Natural de Redes, «uno de los puntos que el Principado pretende que sea eje de la recuperación del urogallo del Cantábrico, que se encuentra en una situación crítica después de décadas de inacción prácticamente, desde que se comenzó a detectar los peligros que amenazan a esta especie».

El diputado de la formación morada destacó que, «si bien podemos discutir acerca de si las instalaciones son mejores o peores, desde Podemos Asturies creemos que la clave no está en las instalaciones de cría y cautividad, sino en averiguar las causas que están llevando al declive poblacional de la especie y en analizar por qué hemos tardado tanto en reaccionar ante una situación que ya es crítica y que quizás no sea reversible». En su opinión, «esto debe ser una experiencia de aprendizaje colectivo de la sociedad asturiana sobre cómo los valores patrimoniales que tenemos en este paraíso natural están en riesgo, incluso con especies que puedan entrar en conflicto con intereses económicos humanos y con las que se puede llegar a un punto en el que cuando queramos darnos cuenta sea ya demasiado tarde».

Respecto a las posibles soluciones, Héctor Piernavieja manifestó que «tenemos buenos jóvenes investigadores, con ganas y motivación. Sólo falta el compromiso y que todos asumamos la parte de responsabilidad que nos toca para intentar salvar una especie emblemática, como es el urogallo cantábrico». Lamentó que «este centro de cría y cautividad no está siendo capaz de criar pollos que se puedan reintroducir en el medio natural. Y nos encontraríamos con un segundo problema si soltamos pollos y hay algo que está matando a los animales en el medio natural. Si no corregimos eso, cada pollo que soltemos supondría dinero tirado por el desagüe».