El diputado denuncia que «en las últimas semanas Asturias ha sido, en muchos momentos, el principal punto de contaminación de la UE»

Héctor Piernavieja denunció este lunes que «en las últimas semanas Asturias ha sido, en muchos momentos, el principal punto de contaminación en Europa. Durante muchas horas del día los datos de calidad del aire han sido los peores de toda la Unión Europea. Y mientras eso sucedía escuchábamos a Fernando Lastra hacer declaraciones minimizando el problema y diciendo que no estábamos tan mal». El diputado del Grupo Parlamentario de Podemos Asturies pide al Gobierno asturiano «que hable menos y trabaje más para aplicar las medidas contenidas en el pacto presupuestario alcanzado por nuestra formación política y el Grupo Socialista, que contribuirían a reducir la contaminación y a tener más controlado el aire que respiramos los asturianos y asturianas».

El parlamentario de la formación morada considera que «lo que debería hacer el consejero es dejar de decir babayaes y aplicar las medidas valientes contenidas en los planes de calidad del aire con los que saca pecho cuando sufrimos crisis de contaminación como esta, no limitándose a aplicar las medidas más timoratas y en los momentos en los que la situación ya se vuelve crítica». Reclama, detalla, de «medidas tales como la implementación de nuevos equipos de medición o la creación de un cuerpo propio para controlar la gran industria contaminante. Medidas también como el refuerzo de los sistemas de transporte público, del que nada hemos sabido en estas fechas».

Héctor Piernavieja exige al Ejecutivo socialista «que se deje de buscar culpables entre quienes denuncian la contaminación, pues estamos viendo que en las últimas fechas hemos vuelto atrás tres años, a los tiempos de la entonces consejera Belén Fernández, en los que no se reconocía el grave problema de contaminación». Advierte de que «la salud de las asturianas y asturianos debe estar por encima de los intereses electorales de cualquier grupo político y por ello no vamos a permitir que el señor Lastra siga de brazos cruzados mientras espera a que llueva para que se reduzca la contaminación».