La Ley de Transportes recogerá asimismo que los ayuntamientos de más 30.000 habitantes habrán de desarrollar sus propios planes

Héctor Piernavieja ha puesto el acento este miércoles, tras la reunión de la ponencia parlamentaria de la Ley de Transportes y Movilidad Sostenible, en la importancia de tener en cuenta la perspectiva de género. «Hemos pedido que los planes de movilidad cuenten con un apartado específico de perspectiva de género que atienda a la realidad de que las mujeres son las que más están utilizando medios de transporte sostenibles», ha señalado.

El diputado del Grupo Parlamentario de Podemos Asturies ha informado de que «hoy hemos incluido la perspectiva de género para lograr una igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres. Y es que si vamos a las últimas encuestas sobre movilidad nos encontramos con un importante sesgo de género en la movilidad». Los datos muestran que «hay una importante masculinización en el uso de vehículos privados motorizados como coches o motos, con una diferencia de 17 puntos porcentuales a favor de los hombres. En el transporte público urbano vemos una diferencia de cinco puntos a favor de las mujeres y en el interurbano es de un punto a favor de las mujeres».

Héctor Piernavieja ha destacado que la Ley de Transportes y Movilidad Sostenible «sigue avanzando gracias a las diferentes modificaciones que los grupos parlamentarios hemos ido incluyendo en el proyecto de ley que presentó el Principado, muchas de las cuales por iniciativa de nuestro grupo, tal y como nos comprometimos con el conjunto de interesados y expertos que comparecieron en su momento para opinar sobre el texto inicial». Entre las últimas incorporaciones está que «los ayuntamientos de más de 30.000 habitantes tengan la obligatoriedad de desarrollar sus propios planes de movilidad. Los centros de más de 200 trabajadores o 2.000 mil usuarios también tendrán que elaborar e implementar sus propias herramientas».

Con todo ello, ha resaltado el diputado, se intenta que «el conjunto de entidades públicas y privadas se impliquen en transformar la movilidad hacia una modelo más sostenible que ayude a mejorar la realidad en la que vivimos».