«La falta de mantenimiento en la planta es un hecho y no creemos que haya podido ser subsanada en una semana», señala el diputado

«Recibimos con perplejidad la noticia de la apertura por completo de las instalaciones de la planta de Arcelor que permanecían clausuradas desde el escape de trióxido de azufre que se produjo hace algo más de una semana». En esos términos ha reflejado Héctor Piernavieja su sorpresa y su preocupación ante el levantamiento del cierre en la zona afectada de las baterías de cok de la factoría avilesina que ha anunciado hoy el Principado. El diputado del Grupo Parlamentario de Podemos Asturies recuerda que esta misma semana «hemos interpelado a la consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández, y hemos preguntado también al presidente del Principado, Javier Fernández, sobre la situación de esta planta. En ninguna de las dos respuestas se nos ha aclarado qué medidas se estaban adoptando para garantizar la seguridad, tanto de los trabajadores como de los vecinos y vecinas del entorno».

El parlamentario del partido morado añade que «este gas que se genera en la producción de las baterías de cok estaba siendo quemado en diferentes chimeneas y vertido a la atmósfera en residuos como producto de la quema». Dado que «ni Belén Fernández ni Javier Fernández han querido dar las explicaciones pertinentes en el Parlamento asturiano, nos parece fundamental y obligatorio que el Gobierno haga públicas cuáles han sido las medidas adoptadas para garantizar la seguridad en la instalación, para que escapes como este, producto de la actividad industrial, no envenenen a las vecinas y vecinos ni a los trabajadores de la planta». Héctor Piernavieja ha expresado asimismo su inquietud debido a que «la falta de mantenimiento en la planta es un hecho y no creemos que haya podido ser subsanada en una semana».